Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Restablecer la confianza en la política de asilo

Sommaruga, durante una visita al centro para inmigrantes en la frontera con Italia.

Sommaruga, durante una visita al centro para inmigrantes en la frontera con Italia.

(Keystone)

La ministra helvética de Justicia, Simonetta Sommaruga, se comprometió a aumentar la credibilidad del gobierno en materia de asilo y en política de inmigración para contrarrestar la preocupación pública.

También anunció que Suiza recibirá 35 refugiados de un campo de Naciones Unidas en la frontera entre Irak y Siria, fruto del espíritu de la larga tradición humanitaria del país.



















































Sommaruga, quien tomó posesión de su cargo al frente del ministerio de Justicia y Policía el pasado mes de octubre, añadió que era consciente de que un año de elecciones “no es lo ideal” para recuperar la credibilidad entre la opinión pública.
 
“De todas formas voy a tratar de hacerlo lo mejor posible”, dijo Sommaruga en una conferencia de prensa para marcar sus primeros 100 días en el cargo.
 
Indicó que las diez reformas de las leyes de asilo que datan de la década de los 80 habían servido poco para inspirar confianza en la política oficial de asilo. “Todo lo contrario”.
 
Sommaruga señaló que se toma en serio las legítimas preocupaciones de la población sobre el marcado aumento de la inmigración, pero manifestó que algunos grupos habían provocado miedo al explotar este fenómeno para sus fines políticos.
 
Puso de relieve las áreas clave de la política de su ministerio y anunció que presentará un informe al Parlamento a finales de marzo tendiente a agilizar los procedimientos de asilo en Suiza.
 
Sommaruga señaló las dificultades en la aplicación de las decisiones de asilo, en particular la repatriación de los solicitantes rechazados, y el hecho de que solo el 20% de los refugiados encuentra un puesto de trabajo.

Contingentes

La decisión de aceptar a 30 ciudadanos iraquíes y a cinco palestinos como parte de un contingente del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) es visto como un gesto de buena voluntad.
 
“Es la continuación de la política de su predecesor”, explicó Denise Graf, de la sección suiza de Amnistía Internacional.
 
Sin embargo, no está claro si Sommaruga también tratará de impulsar la aprobación de la reanudación general de la estrategia para aceptar más contingentes de refugiados del ACNUR procedentes de las zonas de crisis y conflictos.
 
Su antecesor se había negado en 2009 a renovar una normativa de 45 años de antigüedad y suspendida en 1995, argumentando que esa medida era muy polémica y demasiado cara.
 
La Unión Democrática del Centro (UDC), formación política de derechas, conocida por su aislamiento y políticas nacionalistas, ha alertado sobre la reanudación de la acogida de mayores contingentes de refugiados.
 
“Dado el elevado número de solicitudes individuales de asilo, los contingentes no son una opción”, expresó en un comunicado.

Grecia y Sri Lanka

El anuncio hecho por el gobierno la semana pasada de que suspendería las repatriaciones de los solicitantes de asilo rechazados que entraron en la misma zona europea de fronteras en Grecia suscitó distintas reacciones.
 
Mientras que la UDC parece ver confirmado su escepticismo contra los acuerdos de Dublín, la ONG Consejo Suizo para los Refugiados señaló hace tiempo que se necesita un cambio en la política nacional.
 
“La situación de los solicitantes de asilo en Grecia es un desastre”, dijo la ONG. Hizo un llamamiento a las autoridades federales para detener las repatriaciones totalmente, de acuerdo con una sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos.
 
Asimismo, el Consejo de Refugiados y Amnistía Internacional han criticado la decisión de considerar una reanudación de las repatriaciones de los solicitantes de asilo rechazados hacia el norte de Sri Lanka.
 
Dicen que la situación en Sri Lanka aún no es estable, tras la derrota de los rebeldes Tigres Tamiles contra el gobierno en 2009. “No hay una base para un regreso seguro y digno”, según la portavoz de AI, Denise Graf.
 
La organización de derechos humanos espera que las autoridades suizas fomenten los esfuerzos de paz entre el gobierno de Sri Lanka y la minoría tamil.

Oportunidades

Amnistía Internacional, en sintonía con otras ONG, advierte que es demasiado temprano para una evaluación general de la aportación de Sommaruga a la política de asilo del gobierno.
 
Alberto Achermann, profesor de derecho público en la Universidad de Berna, precisó que existen posibilidades de una realineación política coordinada con la Unión Europea.
 
“Suecia podría servir de modelo”, dijo Achermann, que destacó la reanudación de un programa para los refugiados de la ACNUR, con el apoyo de los países desarrollados que tratan de arreglárselas con los refugiados.
 
Achermann pidió mejorar la protección jurídica de los refugiados y solicitantes de asilo en Suiza.

Errores del pasado

Con demasiada frecuencia en los pasados años, las regulaciones de asilo han experimentado cambios apresurados destinados a acelerar el procedimiento de asilo y detener los abusos.
 
“Sin embargo, las reformas no dieron los resultados esperados. En cambio, las leyes de asilo se parecen más a un mosaico ilegible. Se ha vuelto difícil manejar y entender el procedimiento de las distintas categorías jurídicas de los diferentes grupos de inmigrantes”, relató.
 
La única reforma sostenible, según Achermann, fue la zona fronteriza única de asilo, establecida por los acuerdos de Dublín, que benefició  considerablemente a Suiza.
 
En su opinión, Suiza no tiene una estrategia clara para hacer frente a los refugiados en Europa.
 
“Simplemente no es suficiente con tratar de mantener las solicitudes de asilo al mínimo y procesarlas lo más rápidamente posible”, finalizó Achermann.

Prioridades de Sommaruga

Entre las prioridades de su ministerio están las cuestiones de migración, integración y asilo.
 
Otras áreas clave son la lucha contra la ciberdelincuencia, la cuestión del suicidio asistido y la patria potestad.
 
Sommaruga, de 50 años y miembro del Partido Socialista, fue elegida en septiembre pasado entre los siete integrantes del gabinete ministerial, para suceder a Moritz Leuenberger.
 
A raíz de una reorganización del gabinete en octubre, la antigua senadora se hizo cargo del Ministerio de Justicia, que también se ocupa de los asuntos de la Policía Federal, migración, y la Fiscalía General.

Fin del recuadro

Cifras de asilo 2010

Alrededor de 25.000 personas con estatus oficial de refugiado viven actualmente en Suiza.

Otras 23.000 personas han recibido el estatus temporal de

refugiado.

El año pasado, 15.567 personas solicitaron asilo en Suiza, un 2,7% más respecto al año anterior. La mayoría de las solicitudes procedían de inmigrantes de Nigeria (1.969), Eritrea (1.799), Sri Lanka (939) y Serbia (910).

El año pasado se tramitaron más de 20.000 solicitudes por parte de las autoridades suizas, quedando pendientes cerca de 9.000.

Se concedió el asilo al 18% de los casos, mientras que casi uno de cada cuatro (23%) de los solicitantes recibieron el estatus temporal.

Casi el 50% de las solicitudes fueron rechazadas y se envió a los demandantes a otros países europeos que firmaron los acuerdos de Dublín.

Fuente: Oficina Federal de Migración

Fin del recuadro


(Traducción: Iván Turmo), swissinfo.ch


Enlaces

×