Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Premio de Lausana para Jóvenes Bailarines

En esta próxima edición se pondrá énfasis en la salud de los bailarines.

(Premio de Lausana)

El Concurso Internacional de Danza intensifica el aspecto pedagógico y recibe a tres galardonados suizos de renombre.

Tres antiguos laureados suizos obsequiarán al público con un extracto de su coreografía en la final del Concurso Internacional para Jóvenes Bailarines, prevista para el domingo 3 de febrero de 2002, en el Teatro de Beaulieu (Lausana).

Una cita ineludible, pues se trata del ganador del Premio de Lausana en 1982, Martino Muller, creador y coreógrafo de la celebrada comedia musical 'Notre Dame de Paris'. Martino Muller presidirá el jurado de la trigésima edición del Concurso.

También participa Nicolas Maire, distinguido con el Premio en 1992, quien formó una compañía en España con la galardonada del concurso en 1991, Elia Lozano. El tercero es Martin Schlaepfer (Premio de Lausana 1977), quien dirigió el Ballet de Berna, antes de asumir la dirección del de Mannheim.

Nueva dirección artística

Jan Nuyts y Mavis Staines comparten la dirección artística en esta trigésima edición. Esta última, directora de la Escuela Nacional de Ballet de Canadá en Toronto, asumirá a solas la presidencia a partir de 2003.

Pero la semana del 27 de enero al 3 de febrero de 2002 estará marcada sobre todo por una intensificación de la dimensión pedagógica. "Nos hemos dado cuenta de que el capítulo pedagógico del Concurso era verdaderamente necesario", explica Patricia Leroy, secretaria general y presidenta del comité organizador.

Con ese fin se prevén organizar tres seminarios y dos talleres en torno al tema central: ¿Cómo aumentar el rendimiento de los bailarines en la perspectiva de prolongar su carrera?

Beber y bailar

Desde hace 200 años los cursos de ballet clásico se imparten de la misma forma, si bien el entorno y el modo de vida han cambiado considerablemente.

Sin embargo, hoy se exige de los bailarines una mayor polivalencia. Del ballet clásico su formación se ha extendido a la danza contemporánea; el consiguiente esfuerzo físico es mayor que antes.

"Antes, se consideraba nefasto beber durante los cursos y durante la media hora después de un ensayo. Ahora se sabe, por el contrario, que hay que hidratarse durante el entrenamiento", señala Patricia Leroy.

"Se tenía poco en cuenta la dimensión cardiovascular. Hoy, si se piensa en los ballets super rápidos de William Forsythe, es imperativo preparar a un intérprete a ese tipo de rendimiento. Uno de los seminarios estará dedicado a ese tema en compañía de nuestros dos médicos", prosigue.

Porte de brazos y maquillaje

Además, habrá un taller consagrado al porte de brazos. Pues los bailarines tienden a concentrarse más en el trabajo de piernas, mientras que la posición y los movimientos de los brazos son muy importantes.

Otro taller estará dedicado al arte del maquillaje de escena para mujeres. "Esos seminarios y talleres están dirigidos a los bailarines, pero tal vez más a sus profesores y padres", concluye Patricia Leroy.

swissinfo

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Teaser Longform The citizens' meeting

«ALZATE LE MANI PER IL MIO COMUNE!»

The citizens' meeting

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes