¡A sus mil años, Adelasius luce bastante bien!

​​​​​​​

Adelasius Ebalchus, versión reconstruida por Oscar Nilsson Oscar Nilsson

Les presento a Adelasius Ebalchus. Vivió en la actual Suiza septentrional hace unos 1 300 años, siglos después de la caída del Imperio Romano. ¿Quién era y qué puede decirnos sobre la vida en la Alta Edad Media?

Este contenido fue publicado el 05 junio 2019 - 14:23
swissinfo.ch

“Adelasius era un hombre joven, de unos 20 años [en el momento de su muerte], que vivió alrededor del 700 d.C.”, explica Angela Kummer, directora del Museo Histórico Cultural de Grenchen, donde sus huesos y una reconstrucción de su rostro estarán expuestos hasta el 9 de junio.

“Era descendiente de la población galorromana que vivía en la región cuando las tribus germánicas llegaron a la meseta central suiza en el siglo VII. Sabemos muy poco de esa época. No hay fuentes escritas - la gente no escribió nada - así que tenemos que leer lo que podamos en los cementerios y los restos humanos”.

Su tumba, intacta y cubierta de piedras, es una de las 47 que fueron excavadas en 2014 en la ciudad de Grenchen, cantón de Solothurn.

Contenido externo

“Debido a que fue enterrado en una costosa y protegida tumba, es probable que perteneciera a las clases más ricas”, dice Kummer. “¡Además, tenía una excelente dentadura!”. En aquel entonces, la gente comía muy a menudo granos duros -las gachas eran un alimento básico-, su molienda no era tan buena, por lo que era bastante arenosa y arruinaba los dientes de muchas personas. Los de Adelasius eran muy sanos y sin placa, estaban completos y bien colocados, aunque ligeramente desgastados por los granos”.

Medía 173 cm, era relativamente alto para la época, lo que constituye otra pista de una buena infancia, con una alimentación suficiente, como subraya Kummer. “Es emocionante lo que se puede ver en los huesos”, comenta.

Reconstrucción facial

Murió alrededor de los 20 años, en un momento en que la esperanza de vida era de 30 a 40 años. Pero probablemente no tuvo un final violento. Más bien habría fallecido como consecuencia de una infección crónica provocada, quizá, por una inflamación pulmonar. “Se encontraron varios rastros de infección en sus huesos. La enfermedad duró mucho tiempo y provocó deficiencias”, precisa Kummer.

Alrededor de 1 300 años después de la muerte de Adelasius, el especialista sueco Oscar Nilsson reconstruyó su rostro.  

Sobre la “reconstrucción” y exposición al público de Adelasius, la especialista comenta: “Mucha gente piensa que debe ser casi como el hombre de Neandertal. Alguien descuidado con barba y pelo largo”, pero no es el caso. Nilsson lo afeitó y lo acicaló e incluso pueden apreciarse sus pómulos y la hendidura de su barbilla. “¡Si hoy paseara por la calle, pasaría desapercibido!”, asegura.


Calavera de Adelasius. Una versión impresa en 3D fue enviada al reconstructor facial Oscar Nilsson en Suecia. Kantonsarchäologie Solothurn

Agradable sorpresa

Mirjam Wullschleger es responsable del proyecto e integrante del equipo de arqueología cantonal que dio a Adelasius su nombre (claramente latino). Precisa que en la época en que las tribus germánicas, los alamanes, entraban lentamente en la meseta central suiza, Adelasius era “un local, un romano”.

Adelasius en su morada final. Kantonsarchäologie Solothurn

Aunque aclara que, en realidad, los romanos no llegaron a la región alrededor de Grenchen y los habitantes eran un pueblo indígena celta que había tomado el estilo de vida romano. “Adelasius probablemente hablaba una versión del dialecto latino que se hablaba aquí en esa época”, puntualiza.

Wullschleger admite que le sorprendió la cantidad y el estado de conservación de las tumbas halladas en el antiguo cementerio medieval.  

“Sabíamos que las tumbas estaban enterradas allí porque en el siglo XIX los historiadores locales fueron en su busca y encontraron al menos 90. Sin embargo, en 2014 no sabíamos cuántas más habría. Nos sorprendimos positivamente cuando encontramos muchas tumbas intactas y bien conservadas”.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo