Navigation

Skiplink navigation

Retorno a las raíces

Un animador conversa con los niños suizos residentes en el extranjero. swissinfo.ch

La Fundación para Niños Suizos en el Extranjero organiza cada año varios campamentos de verano destinados a los hijos de suizos residentes en el exterior.

Este contenido fue publicado el 29 julio 2005 - 14:27

Cerca de 260 jóvenes pasan sus vacaciones este año en distintos lugares de Suiza. Visitamos Torgon, en el cantón del Valais.

Torgon está situada en la región montañosa del Chablais que se denomina "Puerta del Sol". La localidad valesana es una conocida estación de esquí que en verano se convierte en un remanso de paz. Desde aquí podemos disfrutar de una espléndida vista sobre el valle del Ródano y los Alpes.

Llegamos a Torgon en un autobús postal, por una carretera estrecha y plagada de curvas que pone a prueba las habilidades del conductor más experto. El trayecto termina frente a la oficina de correos de Torgon y aquí está también el albergue juvenil "La Nouvelle Volière".

Es domingo hay una intensa actividad en las inmediaciones del albergue. Los chicos y chicas del campamento, que organiza la Fundación para los Niños Suizos en el Extranjero, disfrutan jugando en casa. Es el único día de la semana que no salen de excursión.

Niños de más de 20 países

Desde el jardín frente a la casa tenemos una excelente vista sobre el extenso valle del Ródano, que a poca distancia desemboca en el lago Leman. A la izquierda vemos la localidad Saint Maurice, donde comienza el cantón del Valais, y al fondo los viñedos de Aigle, conocida zona vitivinícola del cantón de Vaud. Si giramos la mirada a la izquierda podemos contemplar el lago Leman y, justo enfrente, la cordillera de los Alpes.

En este lugar espectacular pasan sus vacaciones unos 50 niños suizos residentes en el extranjero que desean conocer las raíces de sus padres. El campamento dura dos semanas y los jóvenes tienen entre 8 y 14 años.

Han llegado a Torgon provenientes de más de 20 países: Irán, Kenia, China, Estados Unidos, Japón, México y muchos más.

En este momento no tienen tiempo de contemplar las montañas ni el valle. Están concentrados en un juego que pone a prueba sus habilidades: ejercitan el equilibrio sobre un cilindro, intentan apagar velas con una pistola de agua o realizan una prueba de eslalon con los ojos tapados.

Nueve animadores se ocupan de los niños y adolescentes. Y en el medio de este ajetreo hablamos con Markus Kurmann, el responsable del campamento.

Conocer Suiza

"El campamento tiene dos objetivos: En primer lugar, queremos que los niños suizos que residen en el extranjero descubran su patria y aprendan a conocerla mejor si ya han visitado Suiza anteriormente. Y luego se trata de que estos niños, que están dispersos por el mundo, conozcan a jóvenes de su edad con los que comparten las mismas raíces", explica Kurmann.

Pero "Suiza" es un término vago. El padre y la madre de algunos de estos jóvenes son suizos; otros tienen sólo un progenitor de origen helvético. Lo más curioso es que son pocos los que hablan dialecto suizo alemán y si lo dominan no les gusta hablarlo.

El campamento se ha convertido en una torre de Babel, donde predomina es el inglés, que parece haberse impuesto como el idioma común entre la colonia de jóvenes suizos residentes en el extranjero.

Buen ambiente

Las paredes de la sala de estar cubiertas de carteles confeccionados por estos chicos que ilustran cómo son los países donde viven. "Les hemos pedido que nos presentaran brevemente a su país", señala Markus Kurmann. "Es allí donde se siente en casa, hablan el idioma del país. En Suiza están de vacaciones y quieren llevarse muchas experiencias de aquí."

Con ese fin visitan las localidades más importantes de la región: Zermatt, la presa Grand Dixence, la explotación salina de Bex o el castillo de Chillon. Aunque estamos en verano y las temperaturas son elevadas, los chicos se animan a probar una fondue de queso u otros platos populares tradicionales. Y después de cenar, los jóvenes se entretienen con un concurso de preguntas sobre Suiza.

El ambiente en el campamento es excelente, según Markus Kurmann y los otros animadores. Y los jóvenes suizos confirman que se lo pasan a lo grande. Están encantados de la vida... Todo "beautyful", dicen. Muchos están admirados con las montañas. Otros disfrutan la convivencia con sus coetáneos.

Las largas listas de espera son la prueba del gran éxito que cosechan los campamentos de verano y de invierno que organiza la Fundación para Niños Suizos en el Extranjero. Seis de los siete campamentos están al completo este año. Sólo en el de Beatenberg quedan algunas plazas libres.

swissinfo, Urs Maurer
(Traducción del alemán: Belén Couceiro)

Contexto

Cada año, la Fundación para Niños Suizos en el Extranjero organiza varios campamentos de verano, de dos semanas, en Suiza.

Las colonias están destinadas a los suizos que viven en el extranjero y tienen entre 8 y 14 años.

Este año los campamentos son en Stafä (Zúrich), Wald (Argovia), Torgon (Valais), Mannenbach (Turgovia), Valbella (Grisones), Hasliberg (Berna) y Beatenberg (Berna).

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo