Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Rotas las negociaciones de paz en Colombia

Tanques del ejército colombiano patrullan las calles de Bogotá tras la ruptura del diálogo.

(Keystone)

La Confederación, en su papel de país facilitador del proceso de paz, participa en los esfuerzos por reactivarlo.

El embajador de Suiza en Colombia, Viktor Christen, se encuentra este fin de semana en La Habana, como representante helvético del Grupo de Países Amigos en el Proceso de Paz entre las autoridades colombianas y el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Antes de su partida a la capital cubana, el diplomático conversó con Frédéric Burnand del servicio francés de swissinfo/SRI sobre el encuentro del presidente Andrés Pastrana con la Comisión Facilitadora del Proceso de Paz, el jueves pasado (10.01.2002).

Viktor Christen relativizó el pesimismo de la prensa colombiana ante la ruptura del proceso, anunciado por Pastrana. "Percibí que tiene aún la voluntad de negociar", indicó el embajador suizo tras haber conversado con el máximo dirigiente colombiano.

Los buenos oficios helvéticos

Suiza es miembro del Grupo de Países Amigos en las conversaciones entre el Gobierno de ese país y el Ejército de Liberación Nacional (ELN). Creado en junio de 2000, está integrado además por Cuba, España, Francia y Noruega.

Estos 5 países forman parte también de la Comisión Facilitadora para el Proceso de Paz, nacida en febrero de 2001, con el encargo de incluir igualmente las evaluaciones sobre el diálogo de paz con las FARC. México, Venezuela, Canadá, Suecia e Italia son los otros miembros de esta comisión.

Justamente como miembro de la Comisión Facilitadora, Suiza participó, con la representación de Christen, en una reunión con Pastrana, el jueves pasado.

La labor de los 10 diplomáticos es la de acompañar en los encuentros a los actores del proceso: "Las negociaciones son llevadas a cabo por los colombianos. Nosotros nos contentamos con acompañarles", aclaró Christen.

Este acompañamiento a bajo perfil, que bien podría llegar un día a transformarse en mediación, tiene una significación importante. Se trata de "la primera vez que la comunidad internacional puede intervenir en la resolución de este viejo conflicto de medio siglo", advirtió el embajador suizo en Colombia.

Esfuerzos en Bogotá y La Habana

En este contexto, los representantes diplomáticos suizos y de otros países están en permanente contacto con el Gobierno de Bogotá para abrir de nuevo camino al diálogo entre las autoridades colombianas y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Sin embargo, durante el fin de semana, en el que vence el plazo para el desalojo de la zona desmilitarizada, impuesto por Pastrana a las FARC, el Grupo de Amigos y el delegado de la ONU para el proceso de paz colombiano, James LeMoyne, se concentran en la misma problemática pero con otros actores y en otro territorio. Los diplomáticos se reúnen en la capital cubana con representantes de la otra guerrilla, el ELN.

Insistir por la paz

Desde Berna, la portavoz del Ministerio suizo de Asuntos Exteriores, Muriel Berset Kohen, reiteró a su vez la importancia de mantener los esfuerzos por la paz por parte de Suiza.

"Está claro que para el grupo de países facilitadores, es muy importante apoyar el proceso de paz e insistir sobre la continuación del proceso de paz con las FARC", reiteró Berset.

La ruptura del proceso de paz no asombra luego de 3 meses de estancamiento, pero preocupa, ya que coloca a Colombia en estado de alerta ante los temores de un recrudecimiento de la violencia.

Sin embargo, la diplomacia internacional espera poder jugar buenas cartas en estos momentos para romper el hielo en Colombia e impedir el fracaso del proceso de paz.

Desde Berna, la portavoz del Ministerio suizo de Exteriores advirtió: "No queremos hablar de fracaso porque seguimos hablando con las FARC y con el Gobierno. No, al contrario, es muy importante seguir hablando con las dos partes y sugerir que vuelvan a hablar juntos".

Un diálogo que se espera reanudar pronto ya que a Andrés Pastrana sólo le quedan 7 meses en el puesto presidencial de Colombia, un país que lleva más de 4 décadas de violencia y que ha visto morir a, por lo menos, 120.000 personas en las redes de la inseguridad

Patricia Islas Züttel


Enlaces

×