Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Sólo después de vivir fuera, puede vivir en Suiza

Los esposos Burkha a la puerta de su Galería Deltope. (Foto cortesía del artista).

En Chiapas fue de 'mirón' a ver a Marcos, lo confundieron con 'observador' y acabó del otro lado de la frontera.

En San Cristóbal ha encontrado un "microclima" social suizo de exclusión a los de la puerta de al lado.

Al llegar a México en 1996, recuerda que "el 'choc' cultural fue que no había tal 'choc'" y que llegaba a un lugar de atmósfera conocida.

Inquirido sobre sus preferencias y desagrados de la tierra en que vive, responde sin pensarlo mucho: "Lo que más me gusta es mi esposa y lo que más odio, la burocracia".

También, sin ambages, reconoce que no tiene raíces en México donde se encuentra únicamente "porque aquí tengo a mi familia".

Apenas tenía unos meses de haber llegado a México cuando movido por la curiosidad, acudió a un foro zapatista para ver al Comandante Marcos. Las autoridades migratorias lo detuvieron bajo sospecha de "actividad política". Al final se arregló el equívoco pero en un primer momento debió salir del país.

Este artista suizo del cantón de Vaud decidió un día dar la vuelta al mundo y durante cinco años recorrió diversos continentes. Desde Nueva Zelanda preparó su viaje a México, con la idea de aprender español en Chiapas por el solo y simple hecho de que "el sur era más barato".

Respuesta nula

A la pregunta sobre la recepción de su obra en San Cristóbal, responde categórico: "¡Nada sencillamente, de la gente local, absolutamente nada!". Asegura que quienes han respondido son aquellos inmersos específicamente en al arte o de "cultura mixta".

"Para la gente local yo soy un triste gringo, para ellos incluso el tuxtleco (de Tuxtla Gutiérrez, la capital) es extranjero". Dice que los "coletos" (originarios de San Cristóbal de las Casas), igual que los suizos, "excluyen a los viven en la casa de al lado".

Nos cuenta que una vez en Suiza lo marginaron del proyecto de un pueblo vecino, al que hacía diez minutos caminando desde su casa, aduciendo que "no iban a escoger a un artista de fuera, teniendo artistas propios".

"También encontré eso en San Cristóbal. Viven encerrados en un valle y han hecho un microclima muy suizo".

Sonríe al señalar que cuando quiere causar un 'choc' a algunos 'coletos', les dice: "Encontré un lugar parecido a aquel de donde vengo en Suiza ...¡un pueblo de 180 habitantes!

Suiza, una isla

La vida de Federico Burkha comenzó a cambiar con una obra monumental que erigió en su Orzens natal a partir de un bloque de mármol de Carrara de 22 toneladas.

La escultura, denominada "Raíces" representa una forma vuelta sobre sí misma, muy protegida, con una raíces muy marcadas y una gran solidez.

"Es muy suizo, como para sacarme de mis raíces para volver a encontrarlas pero de manera muy cultural", explica el artista. Añade que esa obra cambió totalmente su vida. Después de ella comenzó a viajar e hizo ese corte radical en su existencia.

Al llegar a este punto, analiza la relación con su país de origen.

"Me gusta Suiza como una isla donde sé donde está el barco para poder salir", compara y nos explica que descubrió que le gustaba Suiza desde afuera. "Tuve que hacer ese despegamiento para poder gustar de mi país. Antes no podía quedarme porque me ahogaba".

En su decir, la experiencia de vida en el exterior le ha ayudado a tener una mente más abierta. "Ahora puedo vivir en Suiza. He aprendido a apreciar todo lo que teníamos allá".

Marcela Águila Rubín, San Cristóbal de las Casas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×