Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

"Gesto elemental de redistribución mínima"

Desde 1998, Peter Niggli está al frente de Alliance Sud.

(swissinfo.ch)

¿Para qué sirve la ayuda al desarrollo? Desde hace algún tiempo, la pregunta es tema de frecuentes discusiones en Suiza y en otras partes del mundo.

Peter Niggli, director de Alliance Sud, invita a considerar con realismo aquello que puede hacer la cooperación. Entrevista.

swissinfo: ¿Cuándo fue su último viaje a un proyecto de ayuda al desarrollo?

Peter Niggli: A inicios de 2007 en Sudán meridional. Seguí el conflicto en ese país hace veinte años, como periodista, y entonces volví al país tras la firma de los acuerdos de paz.

Durante la visita observé los trabajaos de algunos sectores de la Iglesia Católica –durante la guerra, la única institución más o menos autónoma- para garantizar un mínimo de posibilidades de sobrevivencia a la población.

Se trata de modestos servicios médicos, de un poco de educación, de tentativas por mejorar la seguridad alimenticia. Proyectos pequeños, pero muy impresionantes, financiados, entre otros, por Caritas Suiza.

swissinfo: La ayuda al desarrollo en África ha sido blanco de fuertes críticas en los últimos años...

P. N.: Se ha comprobado que hay buenos resultados en el campo de la educación. La formación básica se difunde fuertemente en todos los países en vías de desarrollo, y en África en particular, gracias al apoyo de la cooperación.

Avances importantes se han logrado en el ámbito de la salud. Gracias a las campañas de vacunación y a las medidas de higiene en los últimos 50 años, algunas enfermedades han desaparecido por completo.

Los campesinos han recibido ayuda para estabilizar sus terrenos, aumentar la fertilidad en ellos, vender sus productos en los mercados locales. En muchos casos estos procesos son sólo locales o regionales, porque los medios son limitados.

swissinfo: ¿Por qué las críticas a la cooperación se han reforzado ahora? ¿Qué objetivos se persiguen con ello?

P. N.: Las críticas a la ayuda al desarrollo se presentan regularmente. Esta nueva ola ha surgido en el ámbito de las discusiones en torno a los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU y, sobre todo, desde el momento en que ha quedado claro que muchos estados occidentales deben empeñarse verdaderamente para alcanzarlos. El objetivo es claro: impedir el aumento del financiamiento para la cooperación o incluso reducirlo.

La ayuda pública al desarrollo es un instrumento de la política exterior de los estados industrializados. En la historia de la cooperación, los estados industrializados siempre han oscilado entre el empleo de fondos para responder a las exigencias reales de los países respaldados y su instrumentalización en función de sus intereses políticos y económicos.

En este sentido, la crítica a la ayuda al desarrollo es legítima. Pero precisamente esa instrumentalización se sumerge en discusiones radicales sobre la cooperación internacional.

swissinfo: ¿Qué se puede esperar en realidad de la ayuda al desarrollo?

P. N.: La ayuda al desarrollo existe porque vivimos en un mundo en el cual una pequeña isla de países ricos está circundada por un mar de pobreza. Expresa la idea que esta diferencia a la larga es intolerable. Para mí se trata de un gesto elemental de redistribución mínima.

Lo que no puede hacer la ayuda al desarrollo es lograr que en los países pobres se instituyan autoridades sensatas que dirijan una buena política económica. Sólo puede operar de manera subsidiara, es decir, puede sostener los esfuerzos de los gobiernos en ese sentido o, puede dedicarse a dirigir la ayuda de modo directo a los pobres para mejorar al menos un poco sus condiciones.

La ayuda al desarrollo no significa que los cooperantes de los países industrializados puedan liberar a países enteros de la pobreza. Ni siquiera hay los medios financieros suficientes a disposición. Es necesario establecer las proporciones: en la reciente crisis financiera se han perdido en poco tiempo 1.000 millones de dólares. África ha recibido 600 millones de dólares en el transcurso de 50 años.

swissinfo: En su libro 'La disputa en torno a la ayuda al desarrollo' ('Die Streit um die Entwicklungshilfe') subraya la importancia de los Objetivos de Desarrollo de la ONU. ¿No están formulados de modo demasiado vago?

P. N.: Sólo el octavo objetivo, que define las obligaciones de los países industrializados, es vago. Los otros siete son suficientemente claros. Buscan que se reduzca a la mitad el número de personas que viven con menos de un dólar al día, que las chicas tengan la misma posibilidad de acceder a la escuela secundaria que los chicos, etc.

Los Objetivos del Milenio quieren que se invierta más en algunos sectores públicos, entre ellos, la salud, la escuela y el suministro hídrico. Para nosotros, estos puntos representan un progreso, porque tienen el apoyo de todos los estados y porque resultan un instrumento de presión.

swissinfo: Alliance Sud lanzó una campaña para que la ayuda al desarrollo reciba el 0,7% del PIB de aquí al 2015. La petición ha sido respaldada por unas 180.000 firmas. ¿Cree que su propuesta tenga posibilidades reales de éxito político?

P. N.: El parlamento discutirá en verano y otoño sobre el crédito marco de cuatro años para la ayuda al desarrollo. En este contexto, el Legislativo deberá ocuparse también del horizonte financiero a medio plazo.

Creo que nuestra campaña ya ha alcanzado un objetivo: Hoy ya no se discute más de la posibilidad de reducir el presupuesto para la cooperación. Cuando el tema estaba en el aire, el otrora consejero federal Christoph Blocher pensaba alcanzar una reducción del 30%. Esa hipótesis, diría yo, ha quedado descartada. Sin embargo, aún está abierta la posibilidad de obtener el respaldo de una mayoría parlamentaria para aumentar el monto del PIB dirigido a la ayuda al desarrollo.

Entrevista swissinfo: Andrea Tognina
(Traducido del italiano por Patricia Islas Züttel)

Contexto

Peter Niggli nació en 1950 y desde 1998 es director de Alliance Sud, la comunidad de trabajo de las organizaciones suizas de ayuda al desarrollo: Swissaid, Acción Cuaresmal, Pan para el Prójimo, Helvetas, Caritas y la Ayuda Protestante Suiza EPER/HEKS).

Niggli ha publicado varias obras, entre ellas: 'Tras la globalización, la política de desarrollo en el siglo XXI' y 'La disputa en torno a la ayuda al desarrollo – Hacer más, pero de manera justa', de la editorial Rotpunkt.

Fin del recuadro


Enlaces

×