Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Nuevo récord de altura en moto

Los cuatro integrantes de la expedición a Ojos del Salado.

Los hermanos suizo-chilenos Roland y German Hess, el argentino Giovanni Sanguedole y el austríaco Johann Janko ascendieron en moto de trial al Volcán Ojos del Salado (Chile) hasta los 6.200 metros de altura.

En apenas tres días, con un presupuesto limitado, en condiciones climáticas extremas y tras varias dificultades técnicas, el equipo superó el anterior récord Guiness, alcanzado en 2002 en el Monte Everest.

La meta era ambiciosa: romper el 'Guiness World Record' por llegar a la mayor altitud en motocicleta, título que hasta ese momento ostentaba un equipo chino que, en mayo de 2002, alcanzó los 6.116 metros de altura del Everest (Tíbet).

La hazaña es aún mayor si se toman en cuenta las diferencias entre ambas expediciones.

"El grupo de chinos contaba con unas 40 personas, un presupuesto gigantesco y estuvieron más de 20 días aclimatándose en las laderas del Everest", sostiene Roland Hess, suizo-chileno residente en el país andino y líder del proyecto.

"Nosotros lo hicimos con pocos recursos, en tres días, con cuatro personas y en una zona muy compleja".

Más difícil que escalar

Este montañero y actual campeón nacional de trial en la categoría Máster explica que al superar los 6.000 metros los requisitos físicos son mucho más exigentes, debido a la escasez de oxígeno.

El solo hecho de arrancar una moto a esa altitud implica un gran esfuerzo, por momentos incluso mayor al que hacen los escaladores convencionales.

"El último refugio estaba a unos 30 kilómetros de distancia, entonces si algo nos pasaba estábamos prácticamente solos y obligados a descender. Cualquier error allá arriba iba a ser un costo muy caro", señala Roland Hess a swissinfo.

Giovanni Sanguedole cuenta que debido a las bajas temperaturas (hasta -25º C) y a los vientos de hasta 120 km/hora siempre existía el riesgo de que las motos se detuvieran o cayeran.

"En condiciones normales, si eso ocurre, recoges la moto y la echas a andar nuevamente, pero sobre los 6.000 metros no es posible, de modo que teníamos que volver al campamento base, 20 o 30 kilómetros más abajo, para poder encenderla, lo que era un estrés adicional".

A estas dificultades se sumaron la escasez de agua, la necesidad de dosificar el combustible y los obstáculos asociados a las características del lugar.

"Lo más complicado es la tracción que se tiene allí, porque en una piedra o en un pavimento una moto puede subir hasta en 70º de inclinación. Pero en un suelo tan arenoso como éste, si subíamos en 45º, las ruedas patinaban mucho", explica German Hess.

"La verdad es que quedé impresionado con la cantidad de problemas, de todo tipo, que logramos vencer. Es increíble que estas motos, que están diseñadas para saltar rocas, pudieran trepar y llegar a alturas donde hasta los caballos mueren".

Un sueño de 20 años

"Éste fue un sueño que estuvo por más de 20 años en el corazón de Ronald. Surgió en su época de estudiante, cuando se enteró de un grupo de españoles que había subido en moto el Monte Aconcagua (el más alto de la Cordillera de los Andes) y quiso repetir la hazaña", revelan los integrantes del equipo.

Pero este tipo de proezas no es nuevo en la familia Hess. Hijos del explorador helvético de los Hielos Patagónicos Norte, Hermann Hess, Roland y German cuentan que cada generación se ha propuesto batir récords deportivos.

"Por eso no sería raro que en unos años más nos reunamos de nuevo para contarles algún logro de nuestros hijos", señala animosamente Ronald durante una ceremonia en la Embajada de Suiza en Chile, uno de los patrocinadores de la expedición.

Efectivamente, fue el menor de los hermanos Hess quien movió la mayor parte de los hilos para llevar a cabo esta hazaña.

Desde recopila información, conseguir recursos económicos -que a veces resultó más difícil que el propio ascenso a Ojos del Salado, según cuenta entre bromas-, hasta convencer a sus compañeros y lograr que su hermano German, que vive desde hace más de 20 años en Suiza, decidiera venirse a Chile para prepararse, entrenar y cumplir la meta, lo que les tomó cerca de un año.

"Él (German), como buen suizo, puso la parte cerebral, el orden y yo, la pasión", sostiene Ronald y reconoce que su tenacidad fue un factor importante. "Soy bastante porfiado, así que no me iba a dar por vencido fácilmente".

La amistad que se afianzó entre los cuatro integrantes durante el ascenso también fue fundamental para este triunfo.

"La altura, el frío y el cansancio hacen que uno comience a tener mal humor y si uno no tiene buenos amigos, no hay tolerancia y las cosas empeoran", acota Giovanni Sanguedole.

El argentino admite que un día después de regresar de la expedición se dijo que nunca volvería a repetir una aventura similar. "Pero al día siguiente ya me acordaba de las cosas agradables, y a los dos días ya estábamos planificando otra salida. Esto es como un vicio".

¿Se vienen nuevos récords? "No lo descartamos. De hecho, es probable que en un tiempo más escuchen nuevamente de nosotros", responde Ronald Hess... aunque por ahora prefiere no adelantar nada.

swissinfo, Mariel Jara, Santiago de Chile

Motociclismo: trial

Disciplina en que los pilotos deben superar obstáculos -por lo general en terreno agreste- sin tocar el suelo con el cuerpo ni caerse.

Más que velocidad, demanda mucha destreza.

Comparadas con las motocicletas de motocross y enduro, las de trial son más livianas y carecen de asiento.

Fin del recuadro

Expedición

El 19 de marzo de 2008, a las 16:00 horas, la expedición logró la nueva marca mundial.

Para cumplir con los requisitos exigidos por 'Guiness World Récord' (GWR), el intento tuvo que ser registrado previamente en Inglaterra (ID 20712).

Durante la expedición debieron contar con dos testigos presenciales independientes (representantes de la empresa Aventurismo).

Su misión era certificar que el récord se llevara a cabo de acuerdo a los lineamientos exigidos por esta organización internacional y a las normas de protección medio ambiental que la misma establece.

En los próximos días, la marca será registrada e inscrita oficialmente en GWR.

Fin del recuadro

Ojos del Salado

Ojos del Salado está ubicado en el desierto de Atacama, a 1.100 km de Santiago, en la frontera entre Chile y Argentina.

No sólo es el volcán más alto del planeta y el segundo de mayor altura de la Cordillera de Los Andes (6.895 m. s.n.m.), sino también el más activo.

La expedición logró la hazaña con una motocicleta Honda 4RT Euro II de Trial modificada con dos GPS certificados por GPSAventura fijados a ellas.

Fin del recuadro


Enlaces

×