Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Temas inusuales Futuros diseñadores de moda, tejen sus sueños

Las futuras diseñadoras cuentan con amplios espacios para dar libre juego a su creatividad.

Las futuras diseñadoras cuentan con amplios espacios para dar libre juego a su creatividad.

(swissinfo.ch)

Las mesas y el piso están cubiertos de dibujos, fotografías, trozos de tela, de alambre trenzado, fragmentos identificables de desechos. Todo eso está destinado a servir de inspiración para los textiles por nacer.

“Debe ser un proceso divertido, deben disfrutar al crear una nueva colección. Eso es ‘creación’ - la adición y sustracción de algo -, recuerda la profesora Isabel Rosa Müggler a los estudiantes, algunos de los cuales fruncen el ceño, mientras contemplan ideas para sus géneros.

Sus tareas corresponden a su tercero y último año del programa de licenciatura en diseño textil en la Universidad de Lucerna, el único de su tipo en Suiza.

Se encuentra a una hora en coche – y en otro mundo-  desde el glamur de los Días de la Moda que se celebran en Zúrich este mes de noviembre. Uno de esos días, swissinfo.ch visitó Lucerna. Los futuros diseñadores se reunieron en una sesión sobre la creación de colecciones.

Cada uno había pasado un par de semanas elaborando bocetos y otras ideas con base en un objeto simple como una taza de té o una percha. Carmen Boog eligió un manubrio de bicicleta.

“Yo no sabía lo que era primero, pero tuve algunas ideas de qué hacer con él”, recuerda Boog, quien comenzó usándolo como un sello en caucho. Luego le untó tinta para dibujar líneas. Eso la condujo a delicados dibujos de flores, incluyendo una versión final en color naranja brillante.

“Para este proyecto solamente se podía avanzar desde el último diseño que se había hecho - no se permitió volver a un elemento anterior, lo que era un poco complicado”, señala Boog, quien realizó  más de 100 trabajos.

A continuación tuvo que seleccionar solamente una parte de ellos para crear la base de dos potenciales colecciones de conceptos textiles. Después de eso, ella y sus compañeros hicieron lo mismo entre sí, intercambiando críticas. Por último, crearon combinaciones con la fusión de sus trabajos.

Hacer cosas

Sin embargo, la teoría es solamente una parte del curso.

“Para nosotros es muy importante hacer las cosas. Aprendemos haciendo. ¿Cómo se ve? ¿Cómo se siente?”,  explica Tina Moor, jefa del programa de diseño textil. Además del telar, los estudiantes aprenden bordado, impresión y técnicas de tejido.

“Hay un lenguaje para cada técnica. No van a producir los textiles  ellos mismos, pero tendrán que ser capaces de hablar con los técnicos que los hacen”, dice Moor.

Al final del pasillo de la oficina de Moor, dos estudiantes de primer año pasan su hora de almuerzo operando las máquinas de tejer – complicados artefactos con hilos en todas las direcciones. (El periodista, fascinado por el proceso, casi tropieza con los grandes carretes en el suelo.)

“Es mi segundo día con la máquina, así que tengo mucho que aprender, pero no es imposible”, dice Marta Alfaro. “Ahora tenemos que combinar dos colores para crear un jacquard [tejido]".

Su compañera de clase, Carmina Ibáñez, ha elegido los colores rojo y verde, los colores de la bandera mexicana, bromea. “No son mis colores favoritos juntos, pero cuando estás empezando, no importa. Lo importante es que aprendas la técnica”, explica.

Aspecto interdisciplinario

Para ampliar sus horizontes, los estudiantes de diseño textil colaboran a veces con colegas de otros departamentos de la Universidad de Lucerna.

Los estudiantes de segundo año cooperan con el museo histórico local, así como con una escuela de arquitectura cercana. Para ese proyecto, el tema es la innovación y la tradición. La idea es revivir la memoria de artesanías olvidadas de Lucerna.

Cornelia Stahl, estudiante de segundo año, ha optado por centrarse en los gremios.

“Primero hice una lista de todo lo que me interesa, y luego busqué imágenes de inspiración para mi diseño. Busqué materiales, motivos, estructuras y artesanías que irían con el tema. Y a partir de ahí elegí los colores”, dice Stahl mientras señala su atractivo lugar en el taller de la escuela.

Cada estudiante recibe un espacio de trabajo en el que puede idear nuevos tejidos. Cada clase tiene una capacidad para 16-18 alumnos, casi todos los cuales son mujeres. (Moor dice que los hombres en la industria tienden a trabajar en la producción, pero que le gustaría ver más en el aspecto de diseño.)

Stahl aprecia la variedad que ofrece la carrera que ha elegido.

“La tela siempre me ha interesado y lo que me parece especialmente interesante es que se puede aplicar a la moda, así como al diseño interior - no se limita solamente a un campo”, dice Stahl.

Las perspectivas de futuro

Ciertamente hay oportunidades para nuevos talentos en Suiza, de acuerdo con Nathalie Riggenbach, portavoz de la Federación Suiza del Textil.

“Tenemos algunas grandes empresas, como Textiles Schoeller o Creaciones Baumann, que son muy fuertes en innovaciones. Siempre necesitan los jóvenes diseñadores. Tanto la Federación Suiza del Textil como las propias empresas trabajan duro para conseguir buenos diseñadores jóvenes”, dice Riggenbach a swissinfo.ch.

Sin embargo, hay más empleos en el extranjero, señala Annina Weber, graduada del programa textil de Lucerna de 2007.

“En Suiza, la selección es pequeña. Hice un aprendizaje en Amberes con Christian Wijnants, quien ganó el Premio del Textil Suizo en 2005”, anota Weber, quien ahora trabaja en San Gall como diseñadora textil para Christian Fischbacher, una empresa que fabrica ropa de cama, toallas, alfombras y otros tejidos interiores. Labora también para el Museo Suizo del Textil Suiza, igualmente en San Gall.

Algunos de los estudiantes en Lucerna llegaron a los textiles después de aprender otro oficio. Por ejemplo, la estudiante de  tercer año,  Annina Frey, estudió corte y confección antes de cambiar a diseño textil.

“Siempre quise trabajar con ropa y textiles, pero la confección es algo muy estricto. Aquí puedes ser más creativo”, dice Frey.

Según Moor, lo más importante es la creatividad. “Siempre hay que tener ideas”, dice, y cuando las tienes, “es el mejor trabajo”.

Días de la Moda en Zúrich

Los Días de la Moda de Mercedes-Benz en Zúrch tienen lugar del 7 al 10 de noviembre 2012. Se trata de un evento abierto al público en general.

Destacan los desfiles de moda con una gran variedad de diseñadores suizos e internacionales, como Barbara Bui de París y Charlotte Ronson de Nueva York. Premios de diseño y conciertos completan el programa.

Fin del recuadro

Cifras de la industria

El declive de las exportaciones de la industria textil y la industria de prendas de vestir suizo se frenó en 2011, pero las exportaciones fueron un 5,2% inferiores en comparación con el año anterior (2 mil 990 millones de francos). Las importaciones fueron un 1,1% inferiores (7 mil 590 millones de dólares).

Merced a la disminución de la baja, el valor agregado aumentó en 1,4% (mil 190 millones de francos)

Fuente: Federación Suiza del Textil

Fin del recuadro

Premio Suizo del Textil

Anteriormente, Zúrich solamente tenía una noche de moda, y esto se llevaba a cabo en relación con el Premio Suizo del Textil.

De 2000 a 2010, la Federación Suiza del Textil promovió a los jóvenes diseñadores a través del premio - que era esencialmente un vale para telas por miles de francos.

Entre los recientes ganadores están Mary Katrantzou, de Gran Bretaña y Alexander Wang, de EE.UU.

La Federación cuenta ahora con el Premio de Terciopelo Dorado, que rinde homenaje a los cineastas jóvenes que han filmado la innovación suiza en textiles. El premio 2012 será entregado en Zúrich el 15 de noviembre.  

Fin del recuadro


Traducción, Marcela Águila Rubín , swissinfo.ch


Enlaces

×