Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Un estudio pide que el inglés sea lengua semioficial suiza

Los autores del estudio aseguran que el inglés no tendría el mismo estatuto legal que el francés o el alemán.

(Keystone)

Un estudio aconseja considerar el inglés como una lengua 'semioficial' en Suiza, con el objetivo de atraer a más profesionales de otros países. Los extranjeros altamente cualificados tienden a quedarse en Suiza sólo un par de años, no siempre el tiempo suficiente para aprender una lengua nacional, señala.

La elaboración de documentos y formularios en inglés les facilitaría la vida y estimularía el reclutamiento.

Esta es solamente una de las recomendaciones de un estudio realizado en el marco del programa nacional de investigación 'La diversidad de lenguas y capacidades lingüísticas en Suiza', iniciado por el gobierno en 2006 para encontrar la manera de capitalizar y conservar la diversidad lingüística del país.

En este informe final del programa, los abogados Alberto Achermann y Jörg Künzli examinaron si las regulaciones legales en materia de lengua e inmigración en Suiza eran compatibles con los derechos humanos.

Advirtieron que Suiza había tenido que aumentar sus servicios de traducción, sobre todo en algunas situaciones básicas, como en el caso de pacientes extranjeros que requieren tratamientos en hospitales.

Enfoque pragmático

La recomendación que hacen al Gobierno de que el inglés sea considerado "parcialmente oficial" incluiría la traducción sistemática de documentos legales en ámbitos como el de los impuestos o en contratos laborales.

"Habría un enfoque pragmático", destaca Achermann a swissinfo.

"Esto no quiere decir que toda la gente que habla inglés pueda dirigirse a cualquier autoridad en inglés. Pienso que sería ir demasiado lejos. Más bien, el Estado debería pensar en qué campos sería más importante comunicarse también en inglés".

"Esto facilitaría las cosas no sólo para aquellos de lengua materna inglesa, sino para mucha gente de diferentes partes del mundo que está aquí y tiene un buen conocimiento del inglés", apunta.

Subraya que las recomendaciones no están en contradicción con la política actual y cita como ejemplo las regulaciones introducidas en octubre pasado por el Gobierno, según las cuales las leyes suizas más importantes también deben ser traducidas al inglés.

"Pienso que sería una buena solución a corto y mediano plazos para la gente que sólo permanece aquí durante unos años, y para la que no tiene sentido aprender otra lengua", agrega.

"Creo que estamos lejos de una política según la cual el inglés tendría el mismo estatuto legal que el alemán o el francés".

La medida significaría también una ventaja para Suiza en áreas internacionales donde el inglés es la lengua dominante, apunta el estudio.

Desigualdades

Aunque hay un clima de "apertura" en el Gobierno hacia la diversidad lingüística, los autores del estudio no esperan que todas sus recomendaciones sean recibidas favorablemente.

La investigación recomienda también un cambio en la política de inmigración suiza en materia de lenguas nacionales, que da lugar a enfoques diferentes sobre los inmigrantes de dentro o fuera de la Unión Europea.

Los autores del estudio refieren que la legislación suiza considera la capacidad lingüística como un "criterio determinante" en su política sobre inmigrantes, con una nueva ley sobre extranjería que permite a las autoridades condicionar el otorgamiento de permisos (de residencia) a la asistencia a un curso de lengua o a la posesión de conocimientos adecuados de una lengua oficial.

Pero esto no se aplica a los ciudadanos de los Estados miembros de Unión Europea que, según los acuerdos bilaterales con Suiza, no pueden ser forzados a integrarse a la sociedad suiza o a aprender una de las lenguas del país.

"Si usted sólo fuerza a la gente de los Balcanes (por ejemplo, a aprender una lengua), es una especie de tratamiento desigual, dice Achermann.

"Hay mucha gente (en Suiza) que no tiene un dominio suficiente de una lengua local. Es un hecho. Con la creciente migración y los acuerdos bilaterales (con la UE) tendremos más personas no familiarizadas con una lengua local".

Políticas progresivas

En cambio, el estudio recomienda que el Estado desarrolle políticas lingüísticas "de anticipación" y proporcione mayores estímulos e incentivos para aprender las lenguas nacionales.

Los niños de lengua extranjera deberían tener un aprendizaje previo al inicio de las clases escolares y el Estado debería reforzar la enseñanza de la lengua local oficial en los jardines de infancia, acota el estudio.

Como un incentivo posible, los autores recomiendan facilitar el proceso para la adquisición de la ciudadanía de los inmigrantes que hablen de manera fluida una lengua nacional.

Los resultados del estudio son compilados en un libro con otras conclusiones del programa nacional de investigación que serán sometidas a la revisión del gobierno.

swissinfo, Jessica Dacey
(Traducción: Marcela Águila Rubín)

Contexto

Lenguas nacionales:
Alemán (63,7 % de la población)
Francés (20,4 %)
Italiano (6,5 %)
Romanche (0,5 %)

La inmigración reciente ha traído un gran número de otras lenguas a Suiza: el 9% de la población dice que su lengua principal no es ninguna de esas cuatro.

Fin del recuadro

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes