Navigation

Suiza beneficiada con la imagen de Alinghi

La base de Alinghi en Valencia. SP

La base en Valencia del equipo de vela Alinghi fue inaugurada en octubre pasado con la presencia del presidente de la Confederación, Samuel Schmid, invitado a la ceremonia.

Este contenido fue publicado el 10 noviembre 2005 - 10:21

Criticado por no participar financieramente en la aventura, el gobierno suizo adopta una buena actitud, opinan diversos expertos.

Sostenido financieramente por varios patrocinadores privados de Suiza, el equipo de regata Alinghi no recibe ayuda de la Confederación Helvética ni de los cantones.

El poseedor del trofeo náutico más importante del mundo ondea los colores de la Sociedad Náutica de Ginebra (Société Nautique de Genève), tiene su base en Suiza y está conformado por miembros de 19 nacionalidades.

Ginebra es el único de los cantones suizos que ha mostrado interés en estar físicamente presente en la zona portuaria de Valencia, al momento de la Copa América de 2007, en la que Alinghi defenderá su título.

Un reciente artículo de la revista Bilan pone en evidencia la ausencia de las instituciones helvéticas encargadas de la imagen de Suiza en el extranjero: Suiza Turismo y de Presencia Suiza. La publicación también habla de un eventual "naufragio" o del "fracaso".

¿Es pertinente creer que la Suiza oficial realmente no está presente para promover el país? ¿Puede explicarse su actitud al respecto? ¿Suiza aprovecha la oportunidad sin haber invertido en ella? Preguntas que deben plantearse.

Reconocimiento sin dinero

"Es cierto que a nivel oficial, Suiza tal vez no esté lista para invertir financieramente. Los éxitos de Alinghi son plenamente reconocidos", afirma Marco Solari, actual presidente del Festival Internacional de Cine de Locarno y miembro del comité de Suiza Turismo. Para el tesinés, Alinghi es un símbolo de una Suiza ganadora.

"Seamos sinceros, abiertos. Es evidente que el proyecto Alinghi es típicamente el caso del patrocinio privado. ¡Y no está escrito en sitio alguno que los poderes públicos deben participar en todo!", afirma.

Tecnología, multiculturalidad y organización

Opinión respaldada por Xavier Comtesse, director de Avenir Suisse, organización financiada por el sector privado dedicada al análisis y a favor del futuro helvético. Él califica de molesto el hecho de querer "sobrevender" las hazañas deportivas a favor de un país.

Según Xavier Comptesse, Alinghi representa en sí mismo un aporte ejemplar para el país, y esto, en tres niveles:

El primero, el conocimiento tecnológico de una institución educativa suiza como la Escuela Politécnica Federal de Lausana.

En segundo lugar, el barco es suizo, pero su espíritu es multicultural, y esto es un gran signo de apertura, señala.

Finalmente, la Sociedad Náutica de Ginebra detenta la organización, lo que implica todo un "savoir-faire" en la organización, de raíces helvéticas.

"No serviría de nada querer sobrevender el fenómeno. Los efectos llegan solos y la actitud distante y muy fuerte de la Suiza oficial denota clase, respeto y, sobre todo, evita recuperar una gestión en manos privadas", apunta Comtesse.

"La gente no es tonta. ¡De ningún modo sirve repetir todo el tiempo que Alinghi es un producto suizo!"

swissinfo, Mathias Froidevaux
Traducido del francés por Patricia Islas

Contexto

La base operacional de Alinghi, de un costo total de 7 millones de euros, fue inaugurada en Valencia, España, el 14 de octubre.

Invitado al festejo, estuvo presente Samuel Schmid, miembro del Ejecutivo suizo y, durante este 2005, al frente de la presidencia rotativa helvética.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.