Suiza mantiene su ayuda a Ruanda

Las mujeres hacen cestas, símbolo de de los valores familiares en Ruanda. Keystone

La Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE) confirmó la continuidad de su programa especial de cooperación con Ruanda, lanzado en 1998.

Este contenido fue publicado el 25 enero 2005 - 11:11

La decisión ha sido tomada a pesar de la crisis que sacude la región de los Grandes Lagos; al término de una visita del director de COSUDE, Walter Fust, a la zona.

Durante su viaje a Ruanda, concluido el domingo, la delegación presidida por Walter Fust se informó in situ sobre el curso de la situación y de los avances hechos hasta ahora por la cooperación, para delinear la orientación futura, indica un comunicado de COSUDE.

Con ese fin, los representantes suizos han conversado el sábado último con los ministros ruandeses de Justicia, Finanzas, Salud y Relaciones Exteriores.

Un país de concentración de la ayuda suiza

Las acusaciones contra el régimen de Kigali: intervención militar en la República Democrática de Congo para para perseguir a los rebeldes hutus y faltas en materia de "buen gobierno" y de transición democrática, no han incidido en la voluntad suiza de cooperación a Ruanda.

Históricamente, Ruanda es uno de los países de concentración de la ayuda suiza al desarrollo. Entre 1963 y 1993, ese país africano de la región de los Grandes Lagos ha recibido unos 300 millones de francos.

Después del genocidio de 1994, Berna había suspendido sus proyectos y puesto fin a a más de treinta años de colaboración. Los cinco millones del programa especial, lanzado en 1998 y renovado en 2001, constituye una suma muy inferior de la concedida en el pasado.

Una provincia particularmente desprotegida

En el futuro, Berna concentrará su ayuda en la provincia de Kibuye con un compromiso más marcado en favor de la justicia local y el respeto de los derechos humanos.

Por razones de seguridad, esta provincia (situada en la frontera con la República Democrática de Congo) ha sido de difícil acceso hasta 1999, razón por la cual se cuenta entre las más desfavorecidas del país.

La delegación viajó a la provincia de Kibuye y visitó los proyectos respaldados por la Confederación Helvética. De acuerdo a COSUDE, los resultados obtenidos hasta hoy son "buenos y prometedores" para la continuidad de las actividades.

Es conveniente señalar que las autoridades de Kigali desean obtener de Berna mayor ayuda. En todo caso, según COSUDE, el programa para Ruanda "está en el marco financiero que hasta ahora es del orden de cinco millones de francos por año".

Por otra parte, se mantendrá la ayuda en una perspectiva más regional; es decir, en asociación con Burundi y el Estado de la República Democrática del Congo.

swissinfo y agencias

Datos clave

El programa especial de cooperación de Berna con Kigali fue aprobado y lanzado por el Parlamento federal en 1998.

Cuenta con unos cinco millones de francos suizos por año y fue renovado para el periodo 2001 a 2004.

La Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE) decidió mantener el programa.

End of insertion

Contexto

- En 1962, la independencia de Ruanda consagró la revancha de la casta de los hutu sobre los tutsi, víctimas de las masacres.

- En 1990, la diáspora tutsie, dirigida por Paul Kagamé, lanza desde Uganda una ofensiva militar contra el gobierno ruandés encabezado por el presidente Juvenal Habyarimana.

- El 6 abril de 1994 es abatido el avión del presidente ruandés. En las horas siguientes se desencadena el genocidio.

- Unos 800.000 ruandeses son sistemáticamente ejecutados hasta la llegada al poder del general Paul Kagamé, el 4 de julio de 1994.

- A comienzos de 2005 comienzan los interrogatorios a centenas de miles de personas sospechosas de estar implicados en el genocidio, en vista de los procesos tradicionales.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo