Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Suiza va a incrementar la cooperación fiscal

La ministra de Finanzas, Eveline Widmer-Schlumpf, durante su comparecencia ante los medios.

La ministra de Finanzas, Eveline Widmer-Schlumpf, durante su comparecencia ante los medios.

(Reuters)

El temor a ser incluida una vez más en la ‘lista gris’ de países no colaboradores en materia fiscal de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha llevado al Gobierno suizo a aceptar una nueva flexibilización en los requisitos que exige a otros gobiernos para entregarles información bancaria confidencial sobre presuntos evasores.

Este martes, la ministra helvética de Finanzas, Eveline Widmer-Schlumpf confirmó que Berna analiza “no exigir siempre que las solicitudes de intercambio de información administrativa incluyan el nombre y dirección de la persona concernida”.

En el futuro, y “de forma excepcional”, podría resultar suficiente para Suiza que otro gobierno le entregue exclusivamente el número de cuenta del presunto evasor con inversiones en la plaza financiera helvética.

El Ministerio de Finanzas argumenta que Suiza se ha dado cuenta de que la rigidez de exigir siempre el conocimiento del nombre y dirección del evasor potencial es un obstáculo para colaborar de forma eficaz con otras administraciones.

“Creemos que algunas adaptaciones son necesarias”, refirió.

‘No fishing expedition’

El Ministerio insiste en que el gobierno suizo no se prestará a una cacería masiva de extranjeros con cuentas en Suiza (“fishing expedition”) ni a un intercambio automático de información fiscal con otros gobiernos, como sí sucede en el seno de la Unión Europea (UE).

No obstante, la Asociación Suiza de Banqueros (ASB) rechaza abiertamente la propuesta del gobierno helvético de soltar nuevamente las riendas y ceder frente a la comunidad financiera internacional.

“Debemos poner el acento sobre una identificación sin la menor posibilidad de duda. Los intereses de la plaza financiera suiza deben ser defendidos ante la OCDE, y toda adaptación que avance hacia el intercambio automático de información debe ser rechazado por Suiza”, añadieron.

La intención del gobierno suizo deberá, no obstante, ser sometida al aval del Parlamento durante las próximas semanas.

swissinfo.ch


Enlaces

×