Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Raíces helvéticas Suizos "de sangre" en Argentina

seis rostros de personas con raíces suizas en Argentina

Con raíces suizas y activos en la comunidad helvética en Argentina: Carlos Alberto Bosi, Germán Braillard, Mabel Graciela Keller, Mirta González Leuenberger, Nilda Bonini, de Baradero; y Rodolfo Dietl, presidente de la Cámara de Comercio Suizo Argentina, con sede en Buenos Aires.

(swissinfo.ch)

Muchos descendientes de suizos, pero sin la nacionalidad helvética, recuerdan con amor y orgullo el esfuerzo de sus ancestros por forjar una nueva vida en lugares tan alejados como La Argentina. Aunque a algunos de ellos les hubiese gustado tener la ciudadanía suiza, hoy afirman que lo más valioso de sus raíces helvéticas lo llevan en ellos y en sus actividades fomentando la relación suizo-argentina. Testimonios.

“Sí que me siento muy orgullosa de mis antepasados, por las referencias que me daba mi mamá”, nos indica Nilda Bonini (78), una de esos miles de descendientes en Baradero de esos primeros suizos que, junto a otros europeos, llegaron a poblar y a trabajar la tierra en esa primera colonia agrícola del país, en la provincia de Buenos Aires.

“Valoro el sacrificio que han hecho nuestros abuelos para adaptarse al idioma, a las costumbres en tantos años que fueron muy difíciles para ellos y con su esfuerzo nos ayudarnos a formar la primera colonia agrícola en Baradero”, indica Nilda Bonini, hoy activa en todas las actividades de la Casa Suiza en Baradero.

swissinfo.ch partió a cinco puntos del globo para encontrarse con apenas un puñado de los más de 700 000 representantes de la Suiza expatriada en el mundo. En el marco de esa operación #Swiontour, visitamos la Argentina, primer punto en importancia de la emigración suiza del siglo XIX en Latinoamérica. 

Allí también conversamos con aquellos que pese a no tener la nacionalidad helvética, son sangre viva, descendientes de aquellos que decidieron hacer una nueva vida lejos de Suiza. Y en estos seis testimonios aquí recogidos, constatamos esos lazos singulares que sobreviven pese a décadas de distancia de esa primera ola migratoria helvética al sur americano.

A Suiza la llevo en el corazón

Fin del recuadro

Carlos Alberto Bosi pertenece a la Sociedad Suiza de BaraderoEnlace externo y se dice orgulloso de sus raíces helvéticas. Su abuelo materno tenía la nacionalidad suiza, pero no la transmitió a sus hijos. La madre de Bosi buscó obtener la ciudadanía helvética, sin éxito. Carlos Alberto es un ejemplo entre muchos descendientes de suizos en Argentina sin el pasaporte helvético. Unos 100 000, según cálculos de la Embajada de Suiza en Argentina. Para Bosi, es su segunda patria. 

Para Bosi, es su segunda patria, como lo indica en este vídeo, al responder que, sí, efectivamente, le hubiera gustado recuperar la nacionalidad suiza:

Sin viajes a Suiza que demostrar, su madre no pudo recuperar la nacionalidad y, por ende, no pudo transmitírsela a sus hijos. 

En la historia argentina está la fuerza de nuestros abuelos...

Fin del recuadro

... y aquí estamos los que los seguimos, menciona Mabel Graciela Keller, también muy activa en la vida de la Casa Suiza de Baradero, un legado arquitectónico de singular importancia en ese entramado de la historia de la que Keller es pieza. Hoy es maestra de francés en esa institución.

Sus antepasados formaron parte de esos primeros suizos que construyeron desde 1857 Baradero, en Buenos Aires, una de las primeras colonias agrícolas que el Gobierno de Argentina ofrecía a los europeos interesados en trabajar sus tierras.   

Efectivamente, el legado de esa emigración suiza a la Argentina, hoy rinde todavía muchos frutos. Y entre ellos está el más poderoso: el humano, porque si bien estos testimonios son de personas que hoy no tienen la nacionalidad helvética, ellas conservan costumbres, principios y sobre todo defienden la vida en armonía con otras culturas, encuéntrense donde se encuentren. 

"Yo soy más suiza que gallega"

Fin del recuadro

Por su parte, Mirta González Leuenberger dice que no ha tenido la suerte de conocer Suiza, "pero no pierdo las esperanzas", nos dice.

“Yo soy suiza-argentina”, afirma con orgullo. Recuerda como la bisabuela suiza llegó a la Colonia Agrícola de Baradero y aunque por la parte paterna corre en ella sangre gallega, ella se alimentó del amor de su familia helvética que hoy la hace decir con gran sentimiento que su parte suiza es fuerte y sólida. Aunque en documentos oficiales la nacionalidad helvética se perdió, de corazón es suiza, sostiene y con emoción hace honor al gran esfuerzo de su familia helvética para salir adelante en tierra argentina:

Mirta también es muy activa en las diversas tareas que la Sociedad Suiza de Socorros Mutuos de BaraderoEnlace externo sostiene para mantener vivo el espíritu de solidaridad y apoyo entre las comunidades de familias inmigrantes, que hoy conforman con orgullo la población de Baradero.


La ley, "puntillosa para otorgar la nacionalidad"

Fin del recuadro

Con 34 años de edad N. Germán Braillard está en el proceso para solicitar la nacionalidad suiza. Para obtenerla ha viajado a Suiza en varias ocasiones, una de las exigencias para demostrar sus vínculos con el país alpino y también presentó dos exámenes en el consulado helvético en Buenos Aires: uno, sobre conocimientos de la cultura, geografía, sociedad e historia de Suiza y el otro, de idioma. También es un activo miembro de la comunidad de raíces helvéticas en Baradero. 

"Mi vinculación con Suiza es muy importante"

Fin del recuadro

Rodolfo Dietl es presidente de la Cámara de Comercio Suizo ArgentinaEnlace externo, a la que se asoció en 1977. El abogado nacido en Buenos Aires explica, a modo personal, que en su momento no calificó para obtener la nacionalidad helvética de acuerdo a la legislación suiza de la época, pero eso no le afecta: su conexión con Suiza es permanente en el mundo de los negocios. Rodolfo Dietl forma parte de una familia de cinco hermanos e indica que solo el menor de ellos pudo obtener el pasaporte suizo conforme al marco legal helvético de la época.

El abuelo de Rodolfo Dietl fue el reconocido arquitecto suizo, naturalizado argentino, Walter Möll. La madre de Dietl conservó la nacionalidad suiza y su padre, la alemana. El mantiene las nacionalidades argentina y germana. Un ejemplo de la diversidad de la inmigración en Argentina. 

Con cámara en mano, en un minuto buscamos dar a conocer un poco del pensar de algunos de los representantes de la Quinta Suiza en Argentina, en el marco del proyecto #SWIontour, donde visitamos algunos clubes y asociaciones suizas en Argentina, Brasil, Estados Unidos, Francia y Alemania. Con las etiquetas #SWiontour y #weareswissabroad publicamos estas entregas a través de nuestros canales en InstagramEnlace externo, twitterEnlace externo y FacebookEnlace externo

Fin del recuadro

¿Y a usted le interesa darnos su testimonio sobre cómo vive personalmente el hecho de tener raíces suizas sin conservar la nacionalidad? Diríjalo a patricia.islas@swissinfo.chEnlace externo.  


Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes