Navigation

Un programa suizo contribuye al retiro de minas

Las minas antipersonales matan y mutilan en forma posterior a los enfrentamientos. Keystone

La supresión de minas terrestres en las regiones en conflicto recibió el impulso de un programa informático desarrollado en Zúrich.

Este contenido fue publicado el 11 agosto 2003 - 16:49

Creado por científicos del Instituto Federal de Tecnología, contribuye a una más eficaz localización de las zonas de riesgo.

El mecanismo permite la impresión rápida de mapas que previenen a la población civil sobre las áreas a evitar.

El Sistema de Información para el Desminado (IMSMA, por sus siglas en inglés) fue aprobado por las Naciones Unidas y ha sido adoptado como modelo estándar por otras organizaciones internacionales, así como por la Unión Europea y Estados Unidos.

El IMSMA fue empleado por primera vez en Kosovo y en la actualidad lo emplean 30 países, incluido Irak.

Según el Departamento de Estado estadounidense hay 50 millones de minas en el mundo. La Fundación por un Mundo sin Minas, con sede en Zúrich, estima que cada 30 minutos explota una mina en alguna parte del mundo.

Esos artefactos matan o mutilan a civiles en forma muy posterior a la conclusión de los movimientos armados.

Prioridades

"El desminado de un terreno puede llevar meses”, explica Reto Häni, especialista del Centro de Estudios de Seguridad del Instituto Federal de Tecnología de Zúrich y uno de los artífices del programa.

Advierte sobre la importancia de limpiar las regiones minadas para garantizar la seguridad de las poblaciones locales.

“Hay todavía muchas minas de la Segunda Guerra Mundial en el desierto pero nadie va allí. Sin embargo, una simple mina bloquea el acceso a una escuela que puede tener un impacto significativo sobre las vidas de una comunidad entera", aduce.

Mediante la introducción de una amplia gama de información en un ordenador, IMSMA ofrece un modo rápido y exacto de evaluar el tamaño y la posición de campos de minas así como la ubicación de las bombas.

Los datos pueden incluir mapas transmitidos por los beligerantes, informes de accidentes anteriores, la ubicación de sitios donde los aviones han arrojado municiones y testimonios de civiles que han presenciado la colocación de bombas.


Häni admite que el programa informático solo no soluciona el problema de las minas terrestres, pero agrega que contribuye a establecer prioridades para que los recursos para el desminado se utilicen en forma más óptima.

Una información mejorada

Para concienciar a los civiles sobre el riesgo de las minas se procede a mantenerlos informados.

"Uno de los objetivos principales es reducir el número de víctimas”, dice Häni a swissinfo. "Si usted puede imprimir mapas sobre los sitios peligrosos, la población evitará acudir a esos lugares”.

Para el Centro Internacional de Desminado Humanitario de Ginebra el programador, que es una combinación de base de datos y de sistema de información geográfico (GIS), ha beneficiado a las fuerzas pacificadoras, a las poblaciones locales y a las organizaciones no gubernamentales.

"En general, el problema con las minas terrestres no es tanto desactivarlas, sino encontrarlas", señala el portavoz de ese organismo, Davide Orifici.

"Con este sistema de gestión de la información, usted puede elaborar mapas detallados de ciertas partes del país".

Los seis países más afectados por las minas terrestres son Camboya, Afganistán, Mozambique, Angola, Nicaragua y Bosnia-Herzegovina.

En 1997, La Convención de Ottawa emitió una prohibición a escala internacional del uso de minas terrestres antipersonales.

swissinfo, Vincent Landon

(Traducción Marcela Águila)

Datos clave

Se estima la presencia de 50 millones de minas en el planeta.
Los artefactos matan o mutilan a civiles concluidos los enfrentamientos.
Los seis países más afectados son Camboya, Afganistán, Mozambique, Angola, Nicaragua y Bosnia-Herzegovina.
En 1997, la Convención de Ottawa emitió una prohibición internacional sobre el uso de minas antipersonales.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo