Un referéndum particularmente inédito

Los emblemas de la Confederación y de los cantones en el Palacio Federal. swissinfo.ch

La 'reforma fiscal 2001' adoptada por el Parlamento federal hará perder mucho dinero a los cantones. Algunos amenazan con lanzar un referéndum.

Este contenido fue publicado el 04 septiembre 2003 - 14:12

Este instrumento político existe desde 1874, pero nunca ha sido utilizado.

Según las estimaciones de los cantones, la 'reforma fiscal' aceptada el 20 de junio pasado hará perder por lo menos dos mil millones de francos a las comunas.

Una situación que preocupa a los directores de los servicios financieros cantonales. No es para menos, pues ya sin las medidas de ajustes de la reforma fiscal, los cantones tienen problemas para cerrar sus balances en un periodo de recesión económica.

Propietarios favorecidos

Es el caso del cantón de Berna. Su Parlamento había ya votado un plan de ahorro de 200 millones de francos.

Pero el plan está ahora obsoleto, pues según las medidas de ahorro que implica la 'reforma fiscal', le costará al cantón 260 millones y 90 a las comunas.

Los cantones se oponen sobre todo a las reducciones fiscales acordadas a los propietarios de viviendas. La reforma fiscal adoptada por las cámaras federales prevé en efecto suprimir el impuesto al valor inmobiliario.

En cambio, contrariamente a lo solicitado por el Gobierno, las cámaras federales rechazaron la supresión de las deducciones fiscales de las hipotecas y a los trabajos de reparación de las viviendas.

Por este motivo, la Conferencia de gobiernos cantonales anunció la posibilidad de lanzar un referéndum contra el paquete de medidas de reducción del gasto fiscal (reforma fiscal 2001), adoptada por el Parlamento.

Totalmente inédito

El anuncio provocó sensación. El mecanismo del referéndum cantonal (que permite a 8 cantones someter una ley federal al veredicto popular) nunca ha sido utilizado, desde que fue introducida en la Constitución de 1874.

"El referéndum cantonal nació para proteger a los cantones, pero se trata de un elemento extraño en el sistema democrático directo, ya que no es un derecho popular", explica Pascal Sciarini, profesor de Ciencias Políticas en las Universidades de Ginebra y Lausana.

Pero, si el referéndum cantonal no ha sido nunca utilizado, es debido a lo complicado del procedimiento. "En la mayoría de los cantones, es el Parlamento, y a veces el mismo pueblo que decide recurrir a ese mecanismo", agrega Pascal Sciarini.

La pregunta es entonces, ¿por qué los cantones deciden justo ahora utilizar este mecanismo político? "Actualmente hay mucha tensión entre los cantones y la Confederación", responde el politólogo.

"Por ejemplo, los cantones tienen el sentimiento de ser ignorados en el marco de las relaciones con Europa. Se ven también obligados a pronunciarse sobre proyectos económicos de la Confederación en plazos demasiado cortos. La decisión de la 'reforma fiscal 2001' fue la gota que desbordó el vaso", agrega Pascal Sciarini.

La izquierda lanza otro referéndum

Pascal Sciarini es optimista. Estima que el referéndum cantonal tendrá éxito. "Para nosotros los politólogos, sería un acontecimiento muy interesante, porque crearía un precedente", agrega.

Pero el proceso está todavía en curso. Cierto, 16 gobiernos cantonales apoyan el referéndum, pero en la mayoría de estos cantones, la última palabra la tendrá el Parlamento. Para que pueda convocarse un plebiscito, es necesario conseguir la aprobación de 8 cantones antes del 9 de octubre.

Pero, un fracaso sería un duro golpe para la imagen de los cantones. Incluso un "desastre" según Kurt Stalder, secretario de la Conferencia de directores de finanzas cantonales, en declaraciones efectuadas al diario 'Der Bund', de Berna.

Además, los partidarios del referéndum deben tener en cuenta la existencia de un clima político desfavorable de cara a las próximas elecciones federales de octubre próximo.

En pleno año electoral, es difícil convencer a los diputados de derecha, que son mayoría en los parlamentos cantonales, de oponerse a las medidas de la reforma fiscal favorable a las familias y a los propietarios.

En cuanto a los partidos de izquierda, son escépticos en cuanto a la posibilidad de éxito del referéndum cantonal. Los ecologistas y las otras fuerzas de izquierda que no pertenecen al Partido Socialista decidieron, el pasado mes de julio, lanzar un referéndum 'convencional'.

swissinfo, Andrea Tognina
(traducción: Alberto Dufey)

Datos clave

De tener éxito, el reférendum sería un acontecimiento político inédito, estiman los politólogos.

End of insertion

Contexto

- Es necesario el acuerdo de 8 cantones para convocar a un referéndum. El plazo vence el 9 de octubre próximo.

- Cinco cantones aceptaron ya el referéndum:Valais, Solothurn, los Grisones, Berna y San Gall. Tres lo rechazaron: Neuchâtel, Argovia y Zug. Ginebra decidió no prunciarse.

-

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo