Navigation

Una gran exhibición para redescubrir la montaña

Fotógrafo y chofer de locomotora: Emil Wehrli y sus paisajes alpinos. Colección del MAS

"La eternidad del momento", denominación de la muestra que acaba de ser inaugurada en el Museo Alpino Suizo de Berna, exhibe por primera vez el mayor repertorio de fotografías de montaña y de viajes de Suiza.

Este contenido fue publicado el 04 marzo 2005 - 08:40

Se trata de una colección considerada "de importancia europea".

Esta exposición, que tiene tanto valor histórico como artístico, da una mirada retrospectiva a los últimos 150 años de los Alpes. La colección se remonta a 1862 – de esta fecha data la foto más antigua- y se extiende hasta el presente. Muestra desde la vestimenta femenina para escalar montañas en esos tiempos hasta los riesgosos deportes de invierno de hoy.

Entre más de 270 fotógrafos, 12 fueron seleccionados para el montaje de "La eternidad del momento", una de las dos grandes exposiciones con las que el Museo Alpino Suizo (MAS) celebra este año su centenario de fundación.

"Lo que aquí mostramos es el resumen de un redescubrimento, aún para nosotros mismos, pues recién en los últimos seis años nos dimos cuenta de que teníamos alrededor de 60.000 fotos que pueden considerarse históricas", dice Urs Kneubühl, director del Museo.

Esta vasta colección fotográfica fue reconocida el año pasado como "de importancia europa" por Memoriav, institución que administra y apoya proyectos para la Conservación del Patrimonio Audiovisual Suizo en las áreas de fotografía, sonido, películas y video.

Fotos artísticas, con contenido

Si bien la muestra refleja la historia del MAS y da una mirada a su amplia reserva, también presenta a la fotografía como obra de arte. "El público observará el desarrollo de la fotografía en el último siglo y medio - la técnica fotográfica, las cámaras - todo lo cual ha repercutido en la fotografía de montaña", agrega Susanne Grieder, curadora del Museo.

La exposición abarca tres grandes motivos de la fotografía de montaña: naturaleza, cultura y ser humano. Y los temas son folclore, urbanización, glaciar, nieve, técnica de escalamiento de montaña y rescate, escalamiento de montaña femenino, deportes invernales, expediciones, estéreofotografía turística, desarrollo turístico (teleféricos), así como paisaje y espacio (arte).

Las obras de los doce fotógrafos seleccionados son presentadas por temas y en secuencias cronológicas. Ocho de los fotógrafos son fallecidos y cuatro son fotógrafos contemporáneos. Todos son suizos, excepto el estrasburgués Jules Beck. Ellos fotografiaron sobre todo los Alpes suizos, aunque también hay fotos de los Alpes italianos y franceses.

Jules Beck, que está en la lista por su trabajo pionero en la fotografía de montaña, destaca por sus tomas sistemáticas de las cimas alpinas, en un tiempo en que la fotografía todavía estaba en pañales.

Varios berneses en la exposición

El bernés Paul Montandon, quien desde muy temprano se sintió atraído por los Alpes porque sólo allí sentía que existía "a plenitud", fue otro pionero: realizó todos sus escalamientos sin guía de montaña, por razones financieras. Cuando era niño lo acompañaba su hermano menor Charles, y de adulto, su esposa Sarah.

Para Franz Rohr, otro bernés, la meta era hacer accesible al gran público la belleza del mundo alpino, sobre todo de la región de Valais. Sus fotos aparecidas entre 1902 y 1917 muestran especialmente la vida de las poblaciones en las regiones de montaña, son documentos impresionantes de la vida cotidiana y las costumbres de esos tiempos.

Emil Wehrli, quien vivió en Zürich y trabajó como chofer de locomotora, era otro apasionado escalador de montañas. Su zona favorita también fue el Valais, donde fotografió paisajes, construcciones, asentamientos y las poblaciones que allí vivían. Por su compromiso con la promoción de la fotografía de montañas ganó varios premios y distinciones.

Científico y artista

Paul-Louis Mercaton hizo un doctorado en Física. En la Universidad de Lausana enseñó Geofísica, Meteorología y Topografía. Por sus investigaciones hizo varias expediciones, entre ellas al Ártico, Groenlandia y a la isla noruega Jan Mayen, donde fundó una estación meteorológica. En 1912 fue el primero en llegar a la cima de la montaña Beeren, en punto más alto de esa isla volcánica.

Ernst Lautenschlager prefirió los ambientes paisajísticos, sobre todo los nevados; con su cámara captó impresionantes vistas y momentos, sobre todo del valle de Maderaner en la Suiza interior. Y las fotos de Robert Schönbächler, que descubrió su amor por las montañas desde niño y aprendió la fotografía de su padre, ilustraron las páginas de muchos libros.

Eva Isenschmid trabajó como fotógrafa científica en el centro de experimentación de Ingeniería Hidraúlica, Hidrología y Glaciología del Politécnico de Zurich. Pasaba su tiempo libre en las montañas. Diferentes 'tours’ la llevaron a las regiones altas de Berna, al Monte Blanco, a Córcega y a Marruecos.

Una mujer que murió en el intento

Isenschmid tenía la habilidad de fotografiar el tema "grandes montañas- pequeños seres humanos" desde diversos ángulos. En 1974 participó en la "Alpinade", ocasión en la que debía escalar el Pik Lenin, la tercera montaña más alta de la Unión Soviética. Para ella y otros 12 participantes, el mal tiempo fue el desastre: a causa de una repentina baja de temperatura y frío extremo, Isenschmid murió de agotamiento.

La luganesa Giosanna Crivelli hace desde 1975 fotoreportajes y fotografías de paisajes. Desde hace poco enseña a escolares extranjeros el método del "lenguaje fotográfico". Ella fotografía una y otra vez el paisaje del sur del Tesino, al comienzo como redescubrimiento de sus raíces, después como reproducciones de espacios fisicos que evocan olores, colores y atmósferas.

Marco Volken pasó su juventud en Lugano, recibió su primera cámara a los 5 años y a los 15 empezó sus 'tours’ de montaña y escalamiento. Aunque se graduó de fisico y trabajó en el campo de la Física Atmosférica en Zurich, en 1994 decidió concentrarse en la fotografía. Sus temas principales son el paisaje montañoso, la naturaleza, el alpinismo, el turismo y la ecología, de los que hay innumerables publicaciones.

Thomas Ulrich creció y vive con su familia en la región alta de Berna. Sus temas favoritos son deportes de montaña como el parapente. El demostró sus habilidades como escalador en expediciones que lo llevaron Groenlandia, la Patogonia y California. Ulrich pone acento en el hombre y la naturaleza. Por sus documentales fue premiado en festivales sobre montañas.

Finalmente, Patrice Schreyer, que creció en Neuchatel, tiene un buen ojo para reconocer situaciones impresionantes y funcionar el disparador en el momento oportuno. Sus trabajos, que no sólo han fotografiado a los Alpes suizos o franceses, sino montañas lejanas en Islandia y el Cáucaso, han sido publicados en innumerables revistas.

El 2 de mayo, día central

Una especial atracción de "La eternidad del Momento" son 70 fotografías presentadas en una pantalla gigante. Allí se mostrará el cambio de la fotografía, tanto el desarrollo de la técnica fotográfica como la utilización de la fotografía, que puede servir como prueba de un rendimiento desplegado, como recuerdo, para la investigación, para el uso comercial...

Para facilitar el diálogo de niños y jóvenes con la fotografía de montaña, Urs Klopfstein, pedagogo del MAS, ha desarrollado "La banda azul", la cual, en forma de un pupitre con muchas fotos adicionales y de pequeño formato, preguntas e indicaciones, dirigen la atención a toda la exposición.

Un amplio y variado programa ha organizado el MAS por su Centenario, cuyo día central se celebrará el 2 de mayo, en el Kornahaus Forum de Berna. Al resumir estos 100 años, Kneubühl señaló que aún cuando "esta muestra es un documento histórico, también se proyecta al futuro, en el que uno de los temas centrales del Museo será la fotografía".

swissinfo, Rosa Amelia Fierro

Datos clave

- La exposición se inauguró el 2 de marzo y estará abierta hasta el 23 de octubre próximo.

- Es presentada con motivo de la celebración del Centenario del Museo Alpino Suizo.

End of insertion

Contexto

- "El instante eterno" exhibe obras de 12 fotógrafos, quienes fueron seleccionados entre más de 250 fotógrafos.

- Las obras son de Jules Beck (1825-1904), Paul Montandon (1858-1948), Franz Rohr (1867-1921), Emil Wehrli (1872-1962), Paul-Louis Mercaton (1876-1963), Robert Schönbächler (*1923), Ernst Lautenschlager (1914-2000) y Eva Isenschmid (1948-1974).

- La actualidad está representada por cuatro fotógrafos en actividad: Giosanna Crivelli (*1949), Marco Volken (*1965), Thomas Ulrich (*1967) y Patrice Schreyer (*1973).

- Los temas que se abordan : folclore, urbanización, glaciar, nieve, tecnica de escalamiento de montaña y rescate, escalamiento de montaña femenino, deportes de invierno, expediciones, estéreofotografía turística, desarrollo turístico (teleféricos), así como paisaje y espacio (arte).

- Un terminal de computadoras hace posible una mirada adicional en las obras de más de 250 fotógrafos que forman parte de la amplia colección del museo.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.