Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Éxito neurológico Parapléjicos caminan de nuevo con método suizo

Paciente parapléjico en las diversas etapas de su rehabilitación

Al final del estudio, los pacientes parapléjicos pudieron caminar, con la ayuda del soporte del peso corporal, gracias a la estimulación eléctrica de la médula espinal.

(©EPFL Hillary Sanctuary)

Tres pacientes parapléjicos durante varios años pudieron volver a caminar con la ayuda de muletas o de un andador. Investigadores de Lausana aplicaron un método mejorado que combina la estimulación eléctrica y el entrenamiento intensivo.

En un doble estudio publicado el miércoles en las revistas ‘NatureEnlace externo’ y ‘Nature NeuroscienceEnlace externo’, Grégoire Courtine y Jocelyne Bloch muestran que después de cinco meses de entrenamiento, los pacientes recuperaron el control de los músculos de sus piernas, antes paralizados, incluso sin estimulación eléctrica.

Estos tres pacientes parapléjicos sufrieron lesiones de la médula espinal hace varios años (entre cuatro y siete). Se les aplicaron nuevos protocolos de rehabilitación que combinan la estimulación eléctrica dirigida de la médula espinal lumbar y la terapia de apoyo al peso corporal.

Este nuevo estudio, llamado STIMO (‘Stimulation Movement Overground’), establece un nuevo marco terapéutico para mejorar la rehabilitación, según sus autores. A diferencia de dos estudios independientes publicados recientemente en Estados Unidos sobre un concepto similar, estos trabajos muestran que la función neurológica persiste más allá de las sesiones de entrenamiento, incluso cuando la estimulación eléctrica se interrumpe.

Mejor comprensión

“Nuestros descubrimientos se basan en un profundo conocimiento de los mecanismos subyacentes, que hemos adquirido a lo largo de muchos años de investigación en modelos animales. Ahora sabemos mejor qué regiones utilizar y cómo llega la estimulación eléctrica a estas regiones”, explicó a Keystone-ATS Grégoire Courtine, neurocientífico de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL).

“A partir de ahí, pudimos reproducir en tiempo real la manera en que el cerebro activa naturalmente la médula espinal”, precisó el especialista.

“Todos los pacientes pudieron caminar en una semana con soporte de peso corporal. Inmediatamente supe que íbamos por el buen camino”, añadió Jocelyne Bloch, neurocirujana del Centro Hospitalario Universitario de Vaud (CHUV) en Lausana, que colocó los implantes en los pacientes.

Resurgimiento de la conexión nerviosa

“El momento y la ubicación de la estimulación eléctrica son esenciales para que el paciente pueda producir un movimiento voluntario. Es también esta coincidencia espacial y temporal la que desencadena el crecimiento de nuevas conexiones nerviosas”, explicó Courtine.

En años recientes, los científicos habían demostrado en ratas que recibieron el mismo tratamiento, que las conexiones nerviosas vuelven a crecer. “No es posible comprobarlo en humanos, pero suponemos que sucede lo mismo”, dijo el profesor de Lausana.

“La estimulación debe ser tan precisa como un reloj suizo. Implantamos una serie de electrodos por encima de la médula espinal, lo que nos permite dirigirnos a grupos individuales de músculos de las piernas”, explicó Jocelyne Bloch.

“Las configuraciones específicas de electrodos activan áreas específicas de la médula espinal, reproduciendo las señales que el cerebro enviaría para producir la marcha”, agregó.

Un duro entrenamiento

Para los pacientes, el desafío era aprender a coordinar las intenciones de su cerebro para caminar con la estimulación eléctrica dirigida. No llevó mucho tiempo.

“Los tres participantes en el estudio pudieron caminar, ayudados por un arnés que soportaba su peso corporal, después de solamente una semana de calibración. Y el control voluntario de los músculos ha mejorado enormemente en el espacio de cinco meses de entrenamiento”, señaló Courtine.

“El sistema nervioso humano ha respondido al tratamiento aún más profundamente de lo que pensábamos”, indicó. Sin embargo, esto implica para los pacientes un entrenamiento “duro”, una rehabilitación intensiva de varios meses, destacó el investigador.

“Este es un primer paso importante para los parapléjicos”, concluyó Grégoire Courtine y subrayó la importancia de aplicar de manera temprana este tratamiento, cuando el potencial de recuperación es alto y el sistema neuromuscular aún no ha sufrido el fenómeno de atrofia consecutivo a la parálisis crónica.

EPFL/swissinfo.ch/cl

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes