Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Adoptar un apellido suizo para evitar discriminación

Los apellidos con terminaciones en -ic parecen ser discriminados en Suiza.

(Keystone)

La asociación de descendientes de inmigrantes Secondos Plus quiere terminar con los prejuicios de los que son objeto quienes llevan un apellido extranjero a la hora de solicitar un empleo o alquilar un apartamento.

La agrupación del cantón Argovia pide que en el momento de adquirir la nacionalidad suiza, el hijo o nieto de un inmigrante pueda cambiar su apellido por uno de raíces helvéticas, si así lo desea.

Algunos estudios lo señalan: Las personas con apellido extranjero tienen menos posibilidades de ser elegidas entre las candidaturas (normalmente entregadas por escrito) para obtener un apartamento o un puesto de trabajo en Suiza.

Incluso si algunas de ellas tienen la nacionalidad suiza, pero poseen un apellido que los relacione con los inmigrantes de los Balcanes, tiene más posibilidades de ser tratado con prejuicios.

Ante esta situación, la asociación Secondos Plus de Aargau exige una igualdad de oportunidades: propone que todo descendiente de inmigrantes debe tener derecho de poder cambiarse el apellido durante el procedimiento para adquirir la nacionalidad helvética.

El cambio de apellido podría convertirse en un tema nacional: Hans Stöckli, diputado del Partido Socialista y presidente municipal de Biel (cantón de Berna) se plantea presentar eventualmente una moción al respecto ante la Asamblea Federal.

Algunos se sienten en contradicción con sus nombres

¿Es suficiente con dejar de llamarse Suntharalingam, Ismajlovic, Petkovic para convertirse en Müller, Meier o Küenzli, típicos apellidos helvéticos? ¿No sería mejor combatir los prejuicios contra los extranjeros?

"La propuesta no es un remedio único a las cuestiones de integración", indica Ivica Petrusic, consejero juvenil y presidente de la asociación de Aargau, quien reconoce que el concepto no es de todos aceptado.

La idea tiene un origen pragmático. Principalmente los extranjeros nacionalizados con largos nombres asiáticos o aquellos de origen balcánico han exteriorizado la necesidad de adaptar sus apellidos al contexto cultural helvético.

Hay incluso personas de origen extranjero (en la mayoría de los casos, nacidas en Suiza) que han desarrollado su identidad en tierra helvética y que dicen sentirse en contradicción con sus apellidos de origen o el modo de escritura de sus antecesores, según se explica en la página Internet de Secondos Plus Argovia.

Tribunal Federal

El Tribunal Federal (TF) tiene sede en Lausana y se creó en 1848, cuando Suiza se convirtió en un Estado federal. Con la revisión de la ...

Faltas ortográficas a causa del ordenador

Petrusic vivió hasta los 14 años en Bosnia y tiene doble nacionalidad: suiza y croata. En su pasaporte helvético, su nombre está escrito de modo distinto al que figura en el documento croata. Falta el signo ortográfico que debería incluirse en la partícula final 'ic', con el que se cambia también el modo de acentuar el apellido.

En las oficinas del registro civil se le explicó que ese signo no aparecía en el sistema de computación, a lo Petrusic responde: "Si mi apellido ya es modificado por el sistema del ordenador, quiero entonces yo mismo adaptarlo a mi modo".

Esto no tiene nada que ver con una pérdida de identidad. Además, argumenta el representante de Secondos Plus, nadie considera inadecuado que en el momento de contraer matrimonio en Suiza, uno de los cónyuges renuncie a su apellido para adoptar el de su pareja.

"El apellido me pertenece", señala Petrusic, quien quiere presentarse el próximo 8 de marzo a las elecciones del Parlamento del cantón Argovia.

Se exigen "razones de importancia"

Mientras en Estados Unidos resulta fácil adaptar los apellidos, en Suiza no es fácil hacer este tipo de cambios oficiales.

Se exigen "razones de importancia" para solicitar el cambio, según está determinado en el Código Civil Suizo. Y este valor de peso es evaluado por el gobierno local donde reside el solicitante. Pero de acuerdo al Tribunal Federal, debe evitarse que este cambio de apellido provoque pérdidas en el origen de la persona.

El temor de prejuicios en el desarrollo personal o profesional a causa del apellido no es razón suficiente para el cambio.

En el caso de dos chicas, que vivían en el domicilio materno, pero llevaban el apellido paterno de origen balcánico, el Tribunal Federal argumentó en 2002 que no estaba comprobado ni se podía asumir que la mayor parte de la población suiza se dejara influir negativamente al escuchar un apellido originario de la antigua Yugoslavia.

"Inadecuada"

Sin embargo, el proyecto en línea 'Smart Selection' de la Asociación Mercantil Suiza muestra que a los candidatos extranjeros a un puesto de aprendizaje de un oficio les cuesta trabajo obtenerlo y que tienen mayores posibilidades de ser convocados a una primera entrevista cuando su solicitud es presentada de modo anónimo.

En opinión de Andrea Ruckstuhl, al frente de la unidad juvenil de empleados de comercio en Suiza, la idea del cambio de apellido no es adecuada. Con ello no se resuelve el problema principal del prejuicio: "La gente que discrimina a los extranjeros, lo seguirá haciendo, a pesar de que haya una persona menos que se llame Davonic", comenta Ruckstuhl.

swissinfo, Corinne Buchser
(Traducido por Patricia Islas Züttel)

Secondos Plus

Es una organización que busca dar voz a las personas con un trasfondo de inmigración en Suiza.

Reivindica que los inmigrantes puedan participar más en la vida política y económica, una política de nacionalización más tranparente y justa, igualdad de derechos en la educación y la vida laboral, así como el derecho de voto para la población extranjera.

Secondos Plus tiene secciones en 5 cantones: Berna, Zúrich, Basilea, Lucerna y Argovia.

Fin del recuadro


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×