Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Cantautor


"Aprendí a escuchar en las montañas"




 (swissinfo.ch)
(swissinfo.ch)

Ueli von Allmen se golpetea la cabeza con dos cucharas de madera y gruñe. Los periodistas de swissinfo.ch comprenden la singular invitación: Toman sus propias cucharas y se unen a lo que el guitarrista y maestro de primaria de 51 años describe como “percusión corporal”.

“El ritmo es muy importante para mí. Es el principal camino para ofrecer a la gente las bases de la enseñanza musical. Considero que, incluso, es más efectivo que cantar, pues así se conecta a cualquier grupo de personas, sea cual fuere”.

Tras la entrevista en nuestros estudios, Von Allmen inicia un espectáculo interactivo en la oficina de al lado: los presentes se unen con un repiqueteo, aunque produciendo una rara forma de síncopa.

Von Allmen parece el hermano menor del vocalista de Led Zeppelin, Robert Plant. Pero este “viejo ‘folkie”, como él mismo se describe, es, de hecho, una de las principales figuras de la escena musical infantil en Suiza.

Las cuerdas de su guitarra ya han dejado una huella indeleble en el quehacer musical local e internacional: Von Allmen cofundó en 1983 la Escuela de Música Popular de Berna y ha ofrecido conciertos en todo el mundo con su banda Tächa (nombre en dialecto suizo alemán del chova piquigualda, un ave alpino).

Pero su pasión por los niños sigue siendo lo principal en su vida.

“Los niños son mis maestros creativos”, indica el incontenible y dinámico padre de cuatro pequeños: “Los niños son maestros, su creatividad es el camino para explorar y aprender; y el ingrediente principal de un artista o de un músico es, justamente, ser creativo”.

“Entrañable compañera”

Von Allmen pasó su niñez en las montañas de Wengen, estación alpina del cantón de Berna, con alrededor de 1.300 residentes, pero cuyo número se multiplica casi por diez durante las vacaciones de esquí en invierno.

“A los nueve años, tenía una radio pequeña con grabadora que era mi entrañable compañera en la época. Fue mi puerta al mundo musical. Además, siempre estaba atento a lo que oía a mi alrededor, a todos esos sonidos de la naturaleza: tempestades, pájaros; y a la música tradicional, que me emociona profundamente”.

Este montañés se volvió una esponja musical, absorbiendo todo tipo de géneros: clásico, jazz o rock. Hoy dice que su mayor influencia probablemente ha sido el cantautor y compositor bernés Mani Matter, quien murió en un accidente automovilístico en 1972, a los 36 años.

“Allá arriba [en Wengen], no teníamos muchas distracciones. En casa exploraba el mundo leyendo y oyendo; el lenguaje, la expresión, los poemas y las historias eran tan importantes para mí como los sonidos”.

De hecho, cita “el silencio de las montañas” como su principal fuente de inspiración. “De niño, aprendí a escuchar en las montañas, lo que tuvo un gran efecto en mí y, probablemente, también en mi música”.

“Raíces profundas”

Vom Allmen se sorprende ante la pregunta de si se siente suizo. “¡Claro!”

Asegura tener raíces bien firmes en la agreste montaña y un fuerte sentido de pertenencia a ciertos valles y pueblos de su región, aunque, de vez en vez, dice, mira las cosas con una perspectiva más amplia, muy abierta, “y tal vez esto no sea típicamente helvético”.

“Toma tiempo para que los suizos se abran; tal vez, tiene que ver con que Suiza es pequeña, un país federalista, dividido en comunas y valles en los que cada uno se protege del otro; en el que, tal vez, no se piensa a lo grande. Y cuando algo gordo pasa, la gente rápidamente se coloca a la defensiva”, opina.

“Trato de ser abierto, porque siempre podemos aprender del otro. Mis pasiones son la gente y la música”.

Sobre las diferencias entre la audiencia suiza y la extranjera, anota que “lo más hermoso son, precisamente, los diversos temperamentos alrededor del mundo. En China, la gente reacciona de modo impulsivo: si le gusta algo, lo demuestra. En Suiza, la gente tiene una actitud más privada; mira a su alrededor y piensa si realmente quiere mostrar su reacción o guardársela. Es menos espontánea”.

Ueli von Allmen, discografía selecta

1997 Tächa fünf Lieder (cinco canciones) CD

1999 Leierchischte Di Roti CD

2000 Tächa flyg CD

2002 Tächa DVD para el Año Internacional de las Montañas de la ONU

2003 Tächa Wasser CD

2004 Leierchischte Di Blaui CD

2007 Tächa live with Eunan Mclntyre CD

2011 Leierchischte Muh CD

Grupo Tächa: Ueli von Allmen, Thomas Kupper, Bruno Raemy

Grupo Leierchischte: Ueli von Allmen, Roland Schwab

“Encanto mágico”

Los que diferencia al público es la edad. “Los niños son mucho más espontáneos. Pueden ser cautivados de modo más profundo una vez que se percatan del encanto mágico que provoca la experiencia musical, la música en vivo durante un concierto clásico, mientras narro una historia divertida o gesticulo. Y una vez que los niños están contigo, no te dejan”.

Los adultos, en cambio, se distraen más fácilmente, “juegan con sus teléfonos celulares durante el concierto o piensan en otra cosa”.

Pero una vez que su audiencia se sintoniza con él, Von Allmen habla de un potencial efecto curativo.

“Tocar y cantar genera mucha buena energía. Y aquí nos adentramos en esa zona de espiritualidad que no se puede explicar con palabras, como esa sensación de estar conectado con el otro, con Dios, o con lo que sea. La música es realmente un camino muy útil para vivir ese tipo de experiencias”.


Traducido del inglés: Patricia Islas , swissinfo.ch



Enlaces

×