Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Fortaleza del franco


¿La economía suiza volverá a la cima en el 2016?




Tras la decisión del BNS de renunciar al tope en la cotización del franco (1,20) frente al euro, en el 2015 se estancó el crecimiento económico en Suiza.  (Keystone)

Tras la decisión del BNS de renunciar al tope en la cotización del franco (1,20) frente al euro, en el 2015 se estancó el crecimiento económico en Suiza. 

(Keystone)

Tras la supresión del tipo de cambio mínimo frente al euro, Suiza pagó en 2015 el precio de la fortaleza del franco, rozando incluso la recesión. Para el nuevo año, los principales institutos de investigación económica prevén un crecimiento de entre el uno y el 1,5%. Pero el futuro de Suiza permanece ligado a las políticas económicas de la zona euro y a las relaciones bilaterales con la UE, advierte el economista Sergio Rossi de la Universidad de Friburgo.

swissinfo.ch: El 15 de enero de 2015, cuando el Banco Nacional de Suiza (BNS) abandonó el tipo de cambio mínimo del euro-franco, muchos expertos pronosticaron una recesión. Un año más tarde ¿cómo evalúa los efectos de esa decisión?

Sergio Rossi: Hay que dividir el año en dos períodos. En el primer semestre de 2015, la decisión del BNS no se resintió mucho ya que el volumen de negocios de las industrias y el turismo dependían en gran medida de pedidos y contratos firmados cuando el tipo de cambio era todavía de 1,20 francos por euro. 

El efecto fue más fuerte en la segunda mitad del año, en parte porque muchas empresas tomaron decisiones dictadas el miedo, empezando a reducir de alguna manera los salarios, a veces mediante el pago de una parte en euros, recortando puestos de trabajo y transfiriendo actividades al extranjero. Eso congeló el panorama económico, frenando el consumo y empujando a muchas personas a ahorrar o hacer compras en el extranjero. A la economía suiza tampoco le ayudó la coyuntura europea, que se ha mantuvo inestable.

swissinfo.ch: En los últimos meses, el tipo de cambio se acercó a 1,10 francos por euro. ¿Esa tasa podría ser suficiente para que la economía suiza volviera a nivelarse en el 2016?

S.R.: El problema no está relacionado con el nivel de la tasa de cambio, sino con su volatilidad, la cual incide mucho más negativamente en la confianza empresarial. Si el tipo de cambio se estabiliza – poco importa si a 1,10 o 1,05 francos por euro - las empresas pueden volver a prever el futuro con menos incertidumbre, o planificar sus inversiones y sus actividades con un margen menor de error y, por lo tanto, con menos riesgos.

Empero, el tipo de cambio es una de las variables consideradas por las empresas, pero no necesariamente la más importante. Más importante será una vez más, la capacidad de esas empresas para innovarse, con base en la investigación y la innovación. Cuando los márgenes de beneficio se reducen significativamente, como fue el caso tras el anuncio de la comisión negociadora a principios de 2015, se alienta a las empresas a innovar, invirtiendo mucho para recuperar más beneficios. Si son creativas e innovadoras, también pueden conquistar nuevos mercados más allá de la zona euro, disminuyendo el impacto de la fortaleza del franco sobre sus ganancias.

swissinfo.ch: El año pasado, la fortaleza del franco no tuvo graves efectos sobre el desempleo, que se mantuvo en poco más de 3%. ¿Las repercusiones se notarán más en 2016?

Agenda 2016

La aplicación de la iniciativa popular para frenar la inmigración masiva se mantendrá como uno de los platos fuertes de la agenda política. El Gobierno se ha comprometido a convencer a sus socios europeos a iniciar negociaciones para llegar a un acuerdo y evitar una cancelación de los acuerdos bilaterales.

El 28 de febrero, el pueblo se pronunciará sobre la iniciativa ‘Para la expulsión de los extranjeros que delincan’, lanzada igualmente por la UDC (derecha conservadora). Según el Gobierno, esta propuesta violaría compromisos internacionales y, en particular, el acuerdo sobre la libre circulación de personas con la UE.

El Parlamento debe adoptar la nueva estrategia energética 2050, que marcaría el final de la era atómica en Suiza. El cambio de energía es combatido por los partidos de centro-derecha y derecha, que amenazan con un referéndum.

Referéndums en perspectiva - esta vez por parte de la izquierda - contra la Reforma III del impuesto a las empresas, con la que Suiza renuncia a regímenes fiscales especiales para las empresas extranjeras, a la que se oponen la UE y la OCDE. El proyecto aún debe ser aprobado por la Cámara baja.

Está por concluir la disputa fiscal entre los bancos suizos y la justicia estadounidense. La mayoría de las instituciones financieras han llegado a un acuerdo con Washington. Francia, Alemania y otros países europeos, sin embargo, amenazan con recurrir a procedimientos judiciales.

En junio, se abre el nuevo túnel ferroviario de San Gotardo, el más largo del mundo, que marca la concretización de la política suiza de transferencia del transporte carretero al ferroviario. Asimismo, el 28 de febrero, el pueblo decidirá si acepta o no la construcción de un segundo túnel carretero bajo el Gotardo.

S.R.: Ciertamente, cuanto más tiempo el franco siga sobrevalorado, más difícil será para las empresas encontrar alternativas a los recortes de empleos. Pero, más que el franco fuerte, pesarán sobre el desempleo en Suiza las políticas económicas en la zona euro, o sea, una política monetaria innecesariamente expansiva y una política fiscal restrictiva, por no hablar de austeridad, que inciden negativamente en el consumo en Europa y frenan las exportaciones suizas. Es probable que esta situación continúe durante mucho tiempo: el Banco Central Europeo (BCE) admitió en una publicación que pasarán al menos diez años antes de que veamos los efectos positivos de esas políticas.

swissinfo.ch: En diciembre, la Reserva Federal de EE UU decidió elevar las tasas de interés, que mantenía cerca de cero desde el año 2008. ¿En Suiza, la fase de las tasas de interés bajas o incluso negativas, continuará mucho más tiempo?

S.R.: Lo más probable es que sí, ya que el BNS se verá obligado en el futuro a mantener sus tasas de interés por debajo de las del BCE, para evitar una gran afluencia de capital y una nueva apreciación del franco. Por su parte, el BCE no va a aumentar sin duda muy rápidamente sus tasas de interés, al menos hasta que haya señales claras de una recuperación sostenida en la zona euro.

Por lo tanto, todo ello conlleva el riesgo de diversas consecuencias negativas para Suiza. Pensemos solamente en las muchas personas cuyos ahorros están depositados en un banco o confiadas a una caja de pensiones. Esas personas tienen que renunciar a los intereses sobre los ahorros o aceptar riesgos incalculables con la esperanza de ganar algo. Pero la mayor amenaza para la economía suiza está en el sobrecalentamiento de los precios en el mercado inmobiliario, que dura ya muchos años, y que podría conducir a una nueva crisis en el sector.

swissinfo.ch: Otra gran incógnita para la economía suiza está en la aplicación del freno de la inmigración, que podría socavar los acuerdos bilaterales con la UE. ¿Estos acuerdos son vitales para Suiza?

S.R.: Es muy posible que si no fuera por esos acuerdos, la economía suiza no estaría tan mala como algunos quieren hacer creer. Pero ahora Suiza está ligada a la UE por los más de 120 acuerdos bilaterales, muchos de los cuales han entrado en las prácticas de negocios de muchas empresas. Volver, o eliminar estos acuerdos, o al menos los más importantes, como el de la libre circulación, afectaría de manera negativa la economía suiza durante muchos años.

Me atrevo a esperar que prevalezca la toma de la conciencia de los beneficios que estos acuerdos implican para ambas partes, Suiza y la UE. Pero su aplicación debe ser mejorada con medidas de acompañamiento más incisivas en el mercado de trabajo y con otras medidas en favor de las regiones fronterizas, en particular del cantón del Tesino.

swissinfo.ch: Berna y Bruselas avanzan en la solución de otra vieja controversia tras de Parlamento suizo aprobara en diciembre el intercambio automático de información en materia tributaria. ¿Qué futuro tiene la plaza financiera suiza sin el secreto bancario?

S.R.: Durante treinta o cuarenta años, los bancos suizos se reposaron sobre el secreto bancario: los capitales llegaban prácticamente solos, sin ir a buscarlos. El secreto bancario contribuyó al éxito de la plaza financiera suiza, sin embargo, también se ha ralentizado en cierta medida su renovación, mientras que otras plazas, empezando por las de Asia, han hecho grandes progresos en los últimos años. En el futuro, los bancos suizos tendrán que hacer más para atraer a nuevos clientes y por lo tanto, para renovarse. En esa óptica, el fin del secreto bancario puede considerarse positivo, incluso si se hizo con retraso.

En los próximos años, los bancos suizos, enfrentarán sin embargo una difícil implementación del intercambio automático de información, lo que requerirá una mayor especialización y un profundo conocimiento de la legislación fiscal de otros países, muy complejos y diferentes entre sí. Además, enfrentarán exigencias mucho mayores de los clientes: aquellos que tendrán que declarar ahora sus bienes a las autoridades fiscales exigirán una mayor rentabilidad de los activos depositados en los bancos suizos, so pena de depositarlos en otra parte. Para la plaza financiera suiza se abre entonces una fase de reestructuración que pondrá a dura prueba a muchos bancos pequeños y medianos, que probablemente deberán reducir sus efectivos.  


Traducido del italiano por Marcela Águila Rubín

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×