Navigation

"La vieja herencia xenófoba de Suiza"

Cerca de 70% de los suizos votaron por el endurecimiento de la política de asilo y extranjería. Keystone

Para el historiador de izquierda, Hans-Ulrich Jost, las votaciones sobre el asilo y los extranjeros desvelaron una de las constantes de la política suiza: la xenofobia.

Este contenido fue publicado el 26 septiembre 2006 - 15:35

En entrevista con swissinfo, el profesor honorario de la Universidad de Lausana aduce que la tradición humanitaria del país es válida sólo cuando sirve a sus intereses.

El domingo (24.09), el 68% de los suizos aceptó el endurecimiento que buscaban el Gobierno y el Parlamento de las leyes sobre el asilo y los extranjeros.

Las dos leyes enmendadas -que llevan el sello de Christoph Blocher, ministro de Justicia de la derechista Unión Democrática del Centro (UDC)- no dividieron al país. La Suiza de expresión francesa se mostró poco menos dispuesta a aceptarlas (en las ciudades francófonas se hallan los principales puntos de resistencia) pero, globalmente, Suiza parece haber adoptado las tesis de la UDC.

Y eso es algo que no sorprende a Hans-Ulrich Jost. Entrevista.

swissinfo: ¿Estas votaciones muestran que la forma de pensar del ala más dura de la UDC es ahora dominante en Suiza?

Hans-Ulrich Jost: La UDC sólo valorizó -con una moderna estrategia de gestión de la política- la vieja herencia xenófoba de este país, combinándola con algunos problemas coyunturales, como la globalización, el miedo a la modernización de la sociedad, los problemas de los costos de la salud, etc.

swissinfo: ¿Considera que Suiza tiene una herencia xenófoba?

H.-U. J.: Para decirlo llanamente, desde principios del siglo 20, Suiza tiene dos o tres parámetros constantes en su política. Y uno de ellos es la xenofobia.
Esto comenzó antes de la Primera Guerra Mundial con el asunto de los extranjeros pero, peor todavía, con la exclusión de ciertas poblaciones. Los gitanos, por ejemplo, a los que un documento de la administración federal de la época califica abiertamente de 'úlcera'.

A partir de allí, esta temática no nos ha dejado. Ha sido utilizada periódicamente por uno u otro partido de la derecha o de la extrema derecha, y de ahí llegamos ahora a este muy claro veredicto.
El velo humanitario detrás del cual nos escondimos siempre se ha desgarrado.

swissinfo: Sin embargo, todo el mundo habla de la tradición humanitaria de Suiza. Y los vencedores del domingo aseguran que no ha sido cuestionada. ¿Para usted eso sería sólo una ilusión?

H.-U. J.: No es una ilusión, pero hay que relativizarla. Incluso un importante periódico de expresión alemana, más bien conservador, escribió claramente que, de hecho, nuestra tradición humanitaria es válida mientras interesa al país y no afecta demasiado a nuestro sagrado egoísmo.
Y esto ya era verdad en la época de los Hugonotes, esos refugiados protestantes venidos de Francia. Los aceptamos pero con muchas reticencias e invitándolos a partir lo más pronto posible.

swissinfo: La UDC anunció que no va a parar ahí y que pedirá nuevas medidas de rigidez contra los extranjeros. ¿Piensa que esta ola, que usted califica de xenófoba, va a intensificarse?

H.-U. J.: Persiste desde hace por lo menos cien años y creo que va a continuar porque, aparentemente, se trata de una mentalidad que se incrustó de manera muy fuerte en el país.
Y, como la UDC busca simplemente los éxitos electorales, va a utilizar ese tema todo el tiempo que le ayude a ganar nuevos votos.

swissinfo: Los países que nos rodean también tienden a endurecer su política hacia los extranjeros. ¿Advierte en el rubro una especificidad suiza?

H.-U. J.: No, no hay especificidad, excepto que nosotros usamos una falsa moneda. Es decir, tratamos de mantener siempre una suerte de discurso de tradición humanitaria, de pretender que Suiza tendría una suerte de virginidad y, que de hecho, no podría caer en las fallas de una degeneración de la moral.

Pero olvidamos que ya caímos en esas fallas. Y creo que uno de los paroxismos fue nuestra política con respecto a los refugiados durante la Segunda Guerra Mundial.

Entrevista swissinfo: Marc-André Miserez
(Traducción Marcela Águila Rubín)

Datos clave

El domingo 24 de septiembre, los suizos se pronunciaron sobre las revisiones legislativas en materia de asilo y extranjería.

Combatidas por un referéndum doble de la izquierda, esas leyes marcan un endurecimiento nítido en ambos rubros.

Fueron aceptadas por el 68% de los votantes.

End of insertion

Hans-Ulrich Jost

Doctor en Historia y en Filosofía de la Universidad de Berna, Hans-Ulrich Jost ha efectuado sus investigaciones básicamente en Lausana, donde impartió clases de 1981 al 2005.

Oficial del ejército suizo y piloto de caza, siempre ha manifestado su tendencia de izquierda.
^
Forma parte de los historiadores que han tratado de llevar a los suizos a una lectura realista de su pasado, particularmente en relación con el período de la Segunda Guerra Mundial.

Jubilado desde el 2005 de su cátedra de Historia Contemporánea en la Universidad de Lausana, continúa su labor de investigación en Europa.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.