Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unos rebeldes sirios apoyados por Turquía caminan por la ciudad de Al Bab el 23 de febrero de 2017, tras recuperar totalmente su control de manos del grupo yihadista Estado Islámico

(afp_tickers)

Al menos 42 personas, en su mayoría rebeldes sirios, murieron cuando un suicida hizo estallar un coche bomba al noreste de Al Bab, el bastión del grupo Estado Islámico (EI), arrebatado la víspera a los yihadistas, informó el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH).

"Menos de 24 horas después de la derrota del EI, un suicida atacó dos sedes de los rebeldes en la localidad de Susián, al noreste" de Al Bab, en el norte de Siria, afirmó a la AFP Rami Abdel Rahman, director del OSDH.

Los insurgentes sirios respaldados por Turquía conquistaron el jueves esta localidad.

"El balance se eleva a 42 muertos, pero podría agravarse, ya que hay decenas de heridos, muchos de ellos en estado crítico" según el OSDH, que cuenta con una red de fuentes en todo el país, y había dado anteriormente un balance de 29 muertos.

Según Rahman, el grupo EI es responsable del atentado. "Según nuestras informaciones, es un combatiente del EI el que llegó a bordo a un coche y se hizo estallar", informó.

Los dos cuarteles generales de los rebeldes están cerca el uno del otro.

Susián se halla a 8 kilómetros de Al Bab, la última gran ciudad que estaba en poder del EI en la provincia de Alepo (norte).

Las fuerzas turcas y los rebeldes sirios lanzaron el 10 de diciembre una operación para reconquistar Al Bab, a 25 kilómetros al sur de la frontera turca.

Es una gran victoria para Ankara, que lanzó en agosto una operación militar en el norte de Siria para expulsar a los yihadistas de los alrededores de su frontera.

En otro frente en Siria, al menos 32 insurgentes murieron por los bombardeos aéreos del régimen de Damasco contra 'bolsas' rebeldes al oeste de la ciudad de Alepo, que fue reconquistada hace dos meses por el ejército, indica este viernes el OSDH.

La reconquista de la totalidad de Alepo, segunda ciudad siria, el pasado 22 de diciembre, fue la más importante victoria del régimen de Bashar al Asad desde el inicio de la guerra en este país, en 2011, pues privó a la rebelión de su más importante y simbólico feudo.

Los rebeldes conservan no obstante una presencia en la periferia occidental de Alepo.

AFP