Navigation

Alepo, una ciudad clave de la guerra en Siria

Combatientes rebeldes sirios son evacuados de Alepo hacia el oeste de la ciudad, el 22 de diciembre de 2016 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 22 diciembre 2016 - 22:08
(AFP)

Alepo, la ciudad del norte de Siria que las fuerzas del régimen de Bashar al Asad anunciaron haber recuperado por completo este jueves, ha sido una de las urbes más afectadas por el conflicto en el país.

- Alepo entra en guerra -

Tras el inicio de la revuelta contra el presidente Bashar al Asad, en marzo de 2011, Alepo fue escenario de manifestaciones de estudiantes rápidamente disueltas por las fuerzas de seguridad.

En julio de 2012, los rebeldes del Ejército Sirio Libre (ESL), integrado por civiles armados y desertores, penetraron en Alepo y se apoderaron de casi la mitad de la ciudad. En agosto de 2012, el Ejército sirio lanzó una ofensiva terrestre y, por primera vez, aérea.

La excapital económica de Siria quedó dividida entre sectores controlados por el régimen, en el oeste, donde vivían 1,2 millones de personas, y una zona rebelde, en el este, donde residían otras 250.000.

- Una ciudad devastada -

Los combates se estancaron y dieron lugar a una guerra de desgaste que fue destruyendo la ciudad y su antiguo casco histórico.

El Ejército arrojó desde helicópteros y aviones "barriles cargados de explosivos" sobre los barrios rebeldes, según la ONG Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH).

Los rebeldes lanzaron, por su parte, cohetes hacia los barrios gubernamentales.

Las condiciones sanitarias eran pésimas en la zona rebelde, según los médicos que trabajaban allí.

- Intervención rusa -

A partir de septiembre de 2015, Rusia acudió al rescate del régimen sirio, que cedía terreno ante sus adversarios, y permitió a Damasco reconquistar zonas controladas por los rebeldes.

El 17 de julio de 2016, el Ejército cortó la última vía de abastecimiento de los rebeldes, la carretera del Castello, y asedió a los barrios insurgentes, provocando numerosas penurias y escasez, por lo tanto una escalada de los precios.

El 22 de septiembre, Damasco y su aliado ruso lanzaron una gran ofensiva contra la zona rebelde, sometida a los bombardeos más intensos que se recuerdan en los dos últimos años. Los países occidentales acusaron a las fuerzas gubernamentales y a Moscú de llevar a cabo "crímenes de guerra".

Con esta operación, el Ejército retomó uno a uno los barrios insurrectos, entre ellos el casco antiguo, el 7 de diciembre. Los combates causaron más de 400 muertos en el este de Alepo, más de 130 en el oeste, y unos 130.000 civiles huyeron de los barrios rebeldes, según el OSDH.

El 12 de diciembre, un responsable militar afirmó que la operación había "entrado en su fase final". El día 15, comenzaron las primeras evacuaciones de los barrios rebeldes de la ciudad.

Este 22 de diciembre, tras la salida del último convoy transportando rebeldes y civiles desde el este de Alepo, el gobierno anunció que había retomado el control total de la ciudad.

- Destrucción de una ciudad milenaria -

Alepo, una joya arquitectónica, es una de las ciudades habitadas de forma constante más antiguas del mundo, desde al menos 4.000 años antes de Cristo, gracias a su estratégica situación entre el Mediterráneo y Mesopotamia.

Especializada en la industria manufacturera, sobre todo textil, esta metrópoli fue la segunda ciudad del Imperio Otomano en el siglo XIX.

En 1979, tras un atentado contra la Academia militar de Alepo atribuido a los Hermanos Musulmanes, Damasco dio la espalda a la ciudad, cuyos comerciantes habían apoyado la revuelta de la cofradía islamista.

Pero en los años 1990, la ciudad volvió a registrar una cierta prosperidad, sobre todo gracias a sus actividades comerciales e industriales.

La ciudadela de Alepo, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1986, empezó a ser edificada en el siglo X. Su construcción duró tres siglos.

Pero en julio de 2015, un sector de las murallas de la ciudadela se hundió tras la explosión de un túnel en el casco antiguo. Anteriormente, el minarete selyúcida de la mezquita de los Omeyas se había desplomado y el mercado de Alepo había quedado parcialmente destruido por las llamas.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.