Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El recién elegido presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, tras ser nominado en Estrasburgo, el 17 de enero de 2017

(afp_tickers)

Don de gentes, elocuencia y una buena dosis de habilidad política han permitido al ex comisario europeo Antonio Tajani convertirse el martes en presidente del Parlamento Europeo y resarcir a su mentor político, el exmandatario italiano Silvio Berlusconi.

Tajani, miembro fundador del partido Forza Italia, luce bien sus 63 años con su discreta elegancia, su rostro de patricio romano y una sonrisa amable. Este experiodista de la RAI y de Il Giornale es la mano de Berlusconi en Bruselas y en el seno del Partido Popular Europeo (PPE).

Del 'Cavaliere', sigue a la letra sus consignas: traje sobrio, corbata discreta, apretón de manos firme y aliento fresco para hablar con los periodistas europeos, ya sea en italiano, en francés, en inglés o en español.

El problema es que "habla mucho, pero no dice nada", bromea un comunicador del Parlamento Europeo. "Es hábil y siente las cosas en política", valora un portavoz.

Su elección es un golpe duro para Manfred Weber, el presidente de su grupo. "Tajani no era su candidato. Demasiado controvertido a causa de sus vínculos con la industria, demasiado marcado Berlusconi", confiesa a AFP uno de los allegados de Weber.

"Antonio Tajani ganó porque siempre ha sido leal y porque cada diputado lo conoce personalmente", explica a AFP el eurodiputado alemán Andreas Schwab (CDU). "Podemos contar con él, cumple con su palabra", añadió otro parlamentario alemán, Markus Ferber (CSU).

- Conoce a todo el mundo -

Esa es la fuerza de Antonio Tajani. Conoce a todo el mundo en la Eurocámara, donde es diputado desde 1994, y en el seno de la Comisión Europea, a la que perteneció entre 2008 y 2014, así como en el consejo de mandatarios europeos gracias a su cargo como vicepresidente del PPE desde 2002.

"Ha hecho favores a un gran número de gente y muchos políticos están en deuda con él", explicó a AFP un responsable del grupo, que pidió el anonimato.

Cuando era miembro del Ejecutivo comunitario, Tajani se vanagloriaba de ser el segundo comisario de España, ya que su compañero español, el socialista Joaquín Almunia, era un feroz opositor del jefe de Gobierno español, el conservador Mariano Rajoy.

Su paso por la Comisión también le valió críticas, sobre todo por su inacción cuando aparecieron los primeros elementos del escándalo del 'Dieselgate'.

Sin embargo, para otro responsable europeo, Tajani "no tiene realmente enemigos", ya que representa "la política de la red de contactos y la afabilidad".

La "ironía" de su elección a la presidencia del Parlamento es que "un discípulo de Berlusconi remplazará a Martin Schulz, cuya carrera política fue lanzada por Berlusconi", destaca un veterano parlamentario, en referencia a un encontronazo entre el italiano y el alemán, que quedó en los anales europeos.

El incidente se produjo en 2003 durante la presentación del semestre de la presidencia italiana de la UE, cuando, sobrepasado por las críticas de Schulz, Berlusconi le sugirió que se presentara para hacer de 'Kapo' en una serie de televisión rodada en Italia.

El mandatario italiano se refería a los presos comunes que vigilaban al resto de prisioneros en los campos nazis. "Fue Tajani el que calmó los ánimos en el PPE (...) y medió ante Berlusconi para que se disculpara con Schulz", recuerda Markus Ferber.

Como presidente de la Eurocámara, Tajani intentará demarcarse de su predecesor, que ejerció un poder omnipotente.

"Yo seré el presidente de todos vosotros. Respetaré a todos los diputados, de todos los grupos", avanzó Tajani, en su primer discurso al frente de la Cámara que presidirá hasta 2019.

AFP