Navigation

Anulan una orden de arresto contra el exdueño de la aerolínea Mexicana de Aviación

La sede de Mexicana de Aviación en Ciudad de México, en una imagen de archivo afp_tickers
Este contenido fue publicado el 16 julio 2014 - 10:42
(AFP)

Un tribunal de México decidió anular la orden de aprehensión en contra del último dueño de Mexicana de Aviación, Gastón Azcárraga, quien había sido requerido por supuestas irregularidades en el manejo de esta aerolínea, declarada en quiebra en abril pasado.

El Juzgado Séptimo de Distrito de Amparo en Materia Penal en el Distrito Federal dejó "insubsistente la orden de aprehensión girada en contra del quejoso, por su presunta responsabilidad en la comisión del delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita", debido a una inexacta aplicación de la ley en el proceso, indica un comunicado del Consejo de la Judicatura Federal.

Sin embargo, el juzgado estimó que el ilícito que se reprocha a Azcárraga "no ha prescrito" y que se deberá dictar una nueva resolución, "en el mismo sentido, o bien, en sentido diverso si así procediere", pero siempre observando "las garantías de exacta aplicación de la ley y legalidad".

La Justicia mexicana decretó en febrero la detención de Azcárraga por fraude fiscal y por ocultar la situación financiera que atravesaba la aerolínea antes de suspender sus operaciones en 2010.

La fiscalía pidió ayuda a Interpol para encontrar a Azcárraga, pero éste se había marchado a Nueva York, donde pidió asilo a las autoridades estadounidenses.

A principios de abril, un juzgado declaró la quiebra de Mexicana de Aviación, una de las aerolíneas más antiguas de América Latina, y ordenó la enajenación de los bienes y derechos de la empresa para el pago a los acreedores.

La aerolínea había suspendido operaciones por problemas financieros en agosto de 2010, dando inicio a un largo proceso para tratar de rescatarla, lo cual no se concretó pese a que cerca de 30 inversionistas privados mostraron su interés y al menos tres firmas presentaron propuestas para capitalizarla.

La compañía, fundada en 1921, contaba con activos por 786 millones de dólares y una deuda de 864 millones, repartida entre 27.000 acreedores, entre ellos los más de 8.500 trabajadores.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.