Navigation

Argentina afronta semana crucial para evitar default

La presidenta argentina Cristina Kirchner dirige por TV un mensaje al país el 16 de junio de 2014 luego un fallo judicial de EEUU obligó a Bu7enos Aires a pagar a acreedores. afp_tickers
Este contenido fue publicado el 21 julio 2014 - 18:30
(AFP)

El gobierno de la presidenta argentina Cristina Kirchner empezó este lunes una semana crucial para llevar a buen puerto las últimas negociaciones con los fondos especulativos que ganaron un juicio en Nueva York y evitar a toda costa una cesación de pagos.

El 30 de julio vence el plazo para pagar la deuda al 93% de los bonistas que aceptaron los canjes de 2005 y 2010 con quitas de hasta 70%.

Argentina giró esos pagos a finales de junio a bancos intermediarios pero la justicia estadounidense bloqueó la transacción hasta tanto el país sudamericano no cumpla con el pago de 1.330 millones de dólares que debe a los fondos especulativos que ganaron un juicio.

El juez estadounidense que lleva el caso, Thomas Griesa, citó para el martes a los bancos intermediarios, encargados de girar los fondos de Argentina a los bonistas, para definir el destino de esos pagos.

"La única salida, de la que con más fuerza se está hablando, es que Griesa reponga la (medida) cautelar por unos días para que se pueda hacer efectivo el pago (a los tenedores que aceptaron canjes) y de esa forma patear (postergar) el problema para septiembre cuando vence el próximo pago", dijo a la AFP Juan Pablo Ronderos, economista de la consultora Abeceb.

En caso que no se logre un acuerdo el 30 de julio, Argentina caerá en default.

"La prioridad es evitar un default", dijo al diario La Nación un alto funcionario del Gobierno no identificado. "Pero si hay default, que haya control de daños y que no sea por culpa del Gobierno sino de ellos", agregó la misma fuente.

Argentina quiere pagar pero "en condiciones justas, legales y equitativas" con el 100% de los bonistas, reiteró este lunes el Jefe de Gabinete, Jorge Capitanich.

- Entre la espada y la pared -

Según el gobierno argentino los fondos especulativos buscan empujar al país a una nueva suspensión de pagos para obligarlo a sobreendeudarse y desprenderse de sus mayores recursos estratégicos, como Vaca Muerta, una de las mayores reservas de hidrocarburos no convencionales del mundo.

Si Buenos Aires acata el fallo y abona el 100% en efectivo a los fondos NML, Aurelius y otros, se arriesga a que otros inversionistas que rechazaron la reestructuración de la deuda de 2005 y 2010 reclamen igual trato.

El origen del problema es una cláusula (RUFO por sus siglas en inglés) que obliga a extender a todos los acreedores cualquier oferta que mejore la de aquellos canjes que tuvieron quitas de capital de entre 45% y 70%, para sacar a la nación de la colosal moratoria por casi 100.000 millones de dólares declarada en 2001.

"Hay una discusión legal fuerte en la que el gobierno quiere hacer punto y es que según abogados la RUFO no se gatilla (ejecuta) en el caso de que Argentina haga un pago obligado por orden judicial", explicó Ronderos.

- Mercados optimistas -

Aunque el tiempo apremia, en los mercados de bonos y acciones reina la calma.

El índice líder Merval de la Bolsa de Buenos Aires acusó el viernes una ganancia del 3,83% y saldó la semana lejos de un ambiente de pánico con un retroceso de 1,81%.

"Los mercados siempre juegan con la expectativa y la expectativa hoy es que Argentina cierra un acuerdo", dijo a la AFP Ramiro Castiñeira, economista de la consultora Econométrica.

En su opinión "la apuesta es que el juez conceda el stay (medida cautelar) porque es conveniente a las dos partes".

"No hay que estar tan atentos a las declaraciones altisonantes, Argentina siempre tiene que amenazar con el default, es la única carta que tiene y la esta jugando bien", advirtió Castañeira.

El economista dijo que si el país cae en default "se mete a todos (los acreedores) en una misma bolsa y los fondos pierden la calidad de acreedores privilegiados que le otorga el fallo, van a cobrar a la fila con los demás", explicó.

Ronderos señaló que existe "una negociación solapada que nadie ve, lo demás son fuegos de artificio".

"Hay incluso mucho malestar con el fallo en Wall Street por el daño que ocasiona a la plaza de Nueva York para futuras reestructuraciones de deuda", dijo Ronderos.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.