Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente de Siria, Bashar al Asad, escucha una pregunta durante la entrevista exclusiva concedida a la AFP el 11 de febrero de 2016 en Damasco

(afp_tickers)

El presidente sirio, Bashar al Asad, afirmó que quiere reconquistar toda Siria, aunque sea a costa de "largos" combates, a pesar de que las grandes potencias lograron el jueves un tregua duramente negociada.

El acuerdo sobre un cese de hostilidades negociado por 17 países, liderados por Estados Unidos y Rusia, entrará en vigor dentro una semana, pero se anuncia frágil, según varios actores clave.

En el terreno, Rusia, aliada de Asad, procedió a nuevos bombardeos que dejaron 16 civiles muertos, según el ministro de Relaciones Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu.

En su primera entrevista concedida desde poco después del fracaso de las negociaciones de paz de Ginebra hace dos meses, Asad declaró a la AFP que no piensa renunciar a ninguna parte de su territorio. "No es lógico decir que hay una parte de nuestro territorio a la que renunciaremos", dijo en su despacho presidencial en Damasco.

"Desde el inicio de la crisis, creímos firmemente en las negociaciones y en la acción política. Sin embargo, negociar no significa detener la guerra contra el terrorismo. Los dos aspectos son indispensables en Siria", añadió en esta entrevista exclusiva para la AFP.

En respuesta a las declaraciones de Asad en la entrevista, el departamento de Estado estadounidense reiteró que para Washington no existía una "solución militar al conflicto en Siria" y urgió a Damasco a entender el actual proceso iniciado en Múnich para poner fin al conflicto.

- Hechos, no palabras -

El acuerdo de cese de hostilidades firmado en Múnich podría ser la primera etapa en el camino del fin de este conflicto que desde marzo de 2011 ha causado la muerte de más de 260.000 personas.

Los 17 países integrantes de este grupo acordaron también intensificar en los próximos días la ayuda humanitaria hacia las ciudades asediadas por el régimen de Damasco, los rebeldes o el grupo Estado Islámico (EI), por vía terrestre o aérea.

"Se requiere una ayuda humanitaria a gran escala para el pueblo que sufre y para muchos refugiados en los países vecinos" de Siria, urgieron a la comunidad internacional en un comunicado conjunto en La Habana el papa Francisco y el patriarca ortodoxo ruso Kirill.

Los occidentales consideran que Rusia, principal aliado del Gobierno sirio en la ofensiva contra los rebeldes, debe dar ejemplo con la ejecución del acuerdo. "Las palabras deben ser seguidas de hechos" y "Rusia tiene la principal responsabilidad" en ese dominio, declaró una portavoz del Gobierno alemán, Christine Wirtz.

Por su parte, un dirigente de la oposición declaró que un eventual cese de hostilidades dependerá de los grupos armados rebeldes en el terreno.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, saludó el viernes el proyecto de tregua.

Paralelamente, expertos de Naciones Unidas reseñaron cinco casos de posible uso de armas químicas.

- Exclusiones -

La tregua acordada en Múnich excluye a los grupos yihadistas como el Estado Islámico (EI) y el Frente Al Nosra, rama siria de Al Qaida, y por ende el bombardeo de esos grupos.

A pesar de haber saludado este acuerdo de tregua, considerándolo como un "paso importante en la vía para arreglar esta crisis", Turquía acusó por su parte a Rusia de haber matado a los 16 civiles mencionados durante los bombardeos de sus aviones el viernes por la mañana en Siria, justo antes del anuncio del alto el fuego.

Irán, por su parte, junto a Moscú uno de los principales apoyos del régimen sirio, consideró que podría "trabajar" con su rival regional Arabia Saudí, que ayuda a los rebeldes, en particular en lo que concierne a la lucha contra el EI en Siria.

"Continuaremos combatiéndolos, al igual que la coalición dirigida por Estados Unidos", destacó por su parte el ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov.

El propio Asad, en su entrevista exclusiva con la AFP, rechazó las acusaciones de la ONU contra su régimen por crímenes de guerra, calificándolas de motivaciones "políticas" y carentes de pruebas.

"Las instituciones 'onusianas' están esencialmente dominadas por las potencias occidentales y la mayoría de sus informes están politizados" y "no muestran pruebas", sostuvo. "Es por ello que no temo a sus amenazas y alegaciones", respondió cuando los periodistas de la AFP le preguntaron si no temía tener que rendir cuentas ante un tribunal internacional.

- Polémica OTAN contra Rusia -

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, insistió en que hasta el momento "Rusia ha bombardeado ante todo a los grupos opositores y no al EI", lo que dificulta "los esfuerzos para una resolución negociada" del conflicto.

Los rusos califican de "terroristas" a grupos considerados por Estados Unidos como moderados.

La coalición dirigida por Estados Unidos lleva a cabo desde 2014 ataques aéreos contra el EI, sobre todo en el este del país.

Los rusos bombardean por su parte en todo el territorio, particularmente en el oeste del país, en apoyo directo a Asad.

"Al Nosra está activo en Alepo y varios grupos tienen vínculos con esa organización. Es una luz verde para que los rusos sigan con sus acciones militares mientras simulan respetar el acuerdo", anticipa Julien Barnes-Dacey, experto del European Council on Foreign Relations.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP