Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El fundador de Uber, Travis Kalanick, durante la apertura de la conferencia Digital Life Design (DLD), en Múnich (Alemania), el 18 de enero de 2015

(afp_tickers)

Después de varios años de un crecimiento explosivo, Uber enfrenta el desafío de mantener su impulso en el mercado tras una serie de revelaciones vergonzosas y susceptibles de cuestionar el control que su fundador, Travis Kalanick, posee sobre la empresa.

Uber ha sido blanco de acusaciones de sexismo y Alphabet, casa matriz de Google, demandó además a la empresa por el supuesto robo de tecnología para sus vehículos sin conductor.

En paralelo, Kalanick apareció en un vídeo que se hizo viral en el que insulta a un chófer.

Días después, Uber tuvo que admitir la existencia de un programa secreto que evitaba que sus conductores fueran controlados por las autoridades.

El estilo impetuoso y agresivo de Kalanick ayudó a que la empresa se convirtiera en la mayor 'start-up' del mundo, pero ahora Uber enfrenta problemas cada vez más complejos, previenen los analistas.

Kalanick debería renunciar al cargo de director general para dar un "nuevo rostro" a la empresa y eventualmente asumir la presidencia del consejo administrativo, sugirió Larry Chiagouris, profesor de Márketing en la universidad Pace de Nueva York.

Esto "daría a los usuarios y a sus conductores una idea de que hay una persona seria y madura manejando el negocio", afirmó el académico.

"Tienen una historia en la que se enorgullecen de ser agresivos para ingresar a nuevos mercados", dijo Daniel Korschun, experto en márketing de la universidad Drexel de Filadelfia.

"Parte de esto comenzó a perseguirlos. Este comportamiento agresivo se exhibe de un modo que inquieta a su base de usuarios", añadió.

Uber, cuya valoración asciende a los 68.000 millones de dólares, podría verse afectada por los recientes escándalos, estimó Korschun.

El servicio perdió decenas de miles de usuarios cuando Kalanick se sumó y luego se retiró precipitadamente de un foro de directivos de empresas que asesora al presidente estadounidense, Donald Trump, en plena controversia por sus políticas migratorias.

Uber también contrató al exsecretario de Justicia Eric Holder para investigar las condiciones de trabajo en la empresa después de que una extrabajadora denunciase haber sido víctima de acoso sexual y sexismo.

Por ahora, Uber sigue siendo una figura de la economía compartida, con decenas de miles de conductores en varios países del mundo y "provee un servicio con un enorme valor", pues "en muchos casos no hay otras alternativas", valoró Chiagouris.

Los problemas de Uber son oportunos para su pequeño competidor Lyft, que está acelerando su expansión y busca capitalizar su imagen de 'outsider' simpático ante la opinión pública.

Lyft ofrece un servicio muy similar al de Uber, pero cultiva una imagen de actor social responsable con la que espera convertirse en un gigante del mercado.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP