Navigation

Bombardeos en tres ciudades sirias tras la ruptura de la tregua

Un herido en unos bombardeos atribuidos a las fuerzas del régimen sirio, tendido en la cama de un hospital de campaña en una zona de Duma bajo control rebelde el 15 de agosto de 2015 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 15 agosto 2015 - 15:18
(AFP)

Los bombardeos se reanudaron este sábado en dos localidades controladas por el régimen sirio en el noroeste del país y en la ciudad rebelde de Zabadani, cerca de Damasco, tras el fin de un alto el fuego entre ambas partes, según una ONG y los medios oficiales.

"Las negociaciones para prolongar la tregua en vigor desde el miércoles en esas tres localidades se han detenido", indicó a la AFP Rami Abdel Rahman, director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). "Desde esta mañana han caído al menos 200 cohetes en las localidades chiitas de Fuaa y Kafraya", las dos últimas en poder del régimen de Bashar Al Asad en la provincia de Idleb, añadió.

Además se registraron bombardeos contra la ciudad de Zabadani, último bastión rebelde cerca de la frontera con Líbano, según el OSDH.

Los grupos rebeldes y las fuerzas prorrégimen, incluyendo al Hezbolá chiita libanés, habían acordado un alto el fuego de 72 horas en Zabadani y en las dos localidades chiitas en el noroeste del país.

Durante las negociaciones, Damasco exigía la retirada de los rebeldes de Zabadani a cambio de la evacuación de los civiles de Fuaa y Kefraya, las últimas dos localidades controladas por el régimen en la provincia de Idleb. Pero las discusiones se atascaron por la demanda de los rebeldes de liberar a miles de presos detenidos por el gobierno, según el director del OSDH.

Según la televisión oficial siria, un niño y su padre murieron y doce personas resultaron heridas en "un bombardeo terrorista" en las ciudades chiitas Fuaa y Kafraya, controladas por las tropas de Bashar Al Asad, en la provincia de Idleb. El régimen de Asad utiliza el término "terrorista" para referirse a la rebelión.

Por otro lado, en Alepo, segunda ciudad del país, devastada por la guerra, tres personas murieron y otras 14 fueron heridas, según la televisión oficial, tras un ataque con cohetes de los rebeldes contra una escuela en el sector oeste, controlado por el régimen.

El Observatorio informó, por su parte, de dos civiles muertos por decenas de cohetes lanzados por los insurgentes hacia varios barrios bajo control gubernamental.

El conflicto en Siria, iniciado en marzo de 2011, pasó de una revuelta pacífica a una guerra civil, en la que actualmente se enfrentan combatientes leales al régimen sirio, rebeldes, kurdos y yihadistas.

El responsable de las operaciones humanitarias de la ONU, Stephen O'Brien, irá por primera vez a Siria la próxima semana con la esperanza de mejorar el acceso de asistencia al país en guerra civil, informó su despacho el viernes.

O'Brien, que sucedió en mayo a Valerie Amos, se reunirá con los responsables sirios en Damasco y espera sostener encuentros con las familias de refugiados en Homs (centro) y en el valle de la Becá, en el este de Líbano, precisó la fuente. Visitará ambos países entre el 14 y el 17 de agosto.

Stephen O'Brien explicó al Consejo de Seguridad de la ONU en julio que la crisis humanitaria se ha agravado en el país, que entró en su quinto año de un conflicto que le ha costado la vida a 240.000 personas, y pidió con urgencia trabajar en una solución política.

Por otro lado, el ejército alemán terminará su misión en Turquía, donde desplegó baterías de misiles Patriot para proteger a ese país de eventuales amenazas sirias, el próximo 31 de enero, anunció un comunicado difundido este sábado. "Con nuestros aliados de la OTAN protegimos a la población turca de misiles provenientes de Siria", indicó el comunicado del ejército difundido en internet. "Vamos a poner fin a ese despliegue en enero de 2016. El peligro en esa región sacudida por varias crisis es ahora de otro tipo. Proviene del Estado Islámico (EI)", agregó.

Desde enero de 2013, unos 400 soldados del ejército alemán y dos baterías de misiles Patriot están desplegadas en el sur de Turquía a petición del gobierno turco.

En las últimas semanas, el número de soldados ha sido reducido a 250, desplegados en Kahramanmaras (sur), a una centena de kilómetros de la frontera siria.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.