Navigation

Brasil dice que Argentina no está en default y aún puede negociar deuda

El ministro de Economía de Brasil, Guido Mantega, habla durante un seminario celebrado el 29 de abril de 2014 en Brasilia afp_tickers
Este contenido fue publicado el 31 julio 2014 - 17:20
(AFP)

Argentina aún tiene margen para negociar su deuda y todavía no está en default, consideró este jueves el ministro de Hacienda brasileño Guido Mantega, que descartó por ahora efectos negativos sobre Brasil tras la declaración de "default selectivo" emitida por Standard and Poor's.

"Yo no creo que Argentina esté en default, porque está pagando sus deudas. Ya depositó cuotas a los acreedores. Algunas semanas atrás, pagó al Club de París. No está en default", declaró a periodistas.

"Es una situación 'sui generis', excepcional, porque quien ahora está impidiendo el pago es un juez estadounidense. Ahora, yo todavía creo que hay margen de negociación", añadió Mantega.

Argentina se encontraba este jueves en default parcial de su deuda declarado por la agencia calificadora al vencerse el plazo para el pago de 539 millones de dólares a acreedores de su deuda reestructurada.

Argentina no alcanzó un acuerdo con fondos especulativos que ganaron un juicio en Nueva York por una deuda impaga desde 2001, y el juez del caso bloqueó los fondos enviados para pagar el vencimiento. El dinero finalmente no llegó a sus destinatarios.

La situación es de incertidumbre y el gobierno argentino niega haber entrado en cesación de pagos.

"Las negociaciones aún pueden continuar. Existen otras soluciones", insistió Mantega, que mencionó como posibilidad "que alguna institución financiera compre los títulos a los 'buitres', aunque con valores menores. Ellos también están al todo o nada".

Argentina denomina buitres a los fondos que compraron los títulos ya en default y litigaron para cobrar el 100% de los adeudos sin aceptar quitas como otros acreedores que aceptaron canjes en 2005 y 2010.

El impacto del default de Argentina es "nulo" para Brasil, su mayor socio en el Mercosur, en "un primer momento", de acuerdo al ministro.

"No hay un impacto directo, porque estamos hablando de un segmento de mercado muy pequeño. Afecta sí a la cuestión de futuras reestructuraciones de deuda que vayan a realizarse en el mundo", complementó.

En el mismo sentido se pronunció esta semana la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, para quien el default argentino no tendrá consecuencias fuera del país sudamericano.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.