Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El enviado especial de Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, a su llegada a la ronda de diálogos sobre el país en Ginebra, el 10 de julio de 2017

(afp_tickers)

El Gobierno sirio y la oposición se reúnen este lunes en Ginebra para un séptimo ciclo de conversaciones para intentar una negociación de paz bajo la égida de la ONU, sin grandes expectativas de encontrar una salida al conflicto que arrasa al país desde hace seis años.

El proceso de Ginebra ha quedado además eclipsado por las negociaciones que se desarrollan en Astaná, en Kazajistán, organizadas por Rusia e Irán, como aliados del gobierno, y por Turquía, que apoya a grupos rebeldes.

El domingo un cese el fuego fraguado por Estados Unidos, Rusia y Jordania llevó calma a los frentes del sur de Siria, un pacto por fuera de los diálogos en Ginebra.

El alto el fuego se respetaba en su gran mayoría este lunes a pesar de algunas violaciones "menores", indicó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). Según el OSDH, se registraron algunos episodios de violencia en las últimas 24 horas en el sur sirio, concentrados en la provincia de Daraa, en donde las fuerzas del régimen dispararon dos obuses en la ciudad de Saida y otros dos en el sector de Al Balad.

En la localidad de Al Naeema las fuerzas del régimen y los rebeldes intercambiaron disparos y durante la noche estallaron algunos enfrentamientos en la capital de la provincia de Daraa, según el OSDH. En la provincia de Quneitra hubo algunos disparos que no dejaron víctimas. "Estas violaciones menores no afectan el alto el fuego", indicó el director del OSDH, Rami Abdel Rahman.

- Cuatro áreas de diálogo -

En principio, el nuevo ciclo de diálogos se centrará en cuatro áreas: una nueva constitución, mecanismos de gobernanza, elecciones y la lucha contra el "terrorismo".

Las últimas negociaciones concluyeron en mayo sin grandes progresos para terminar con una guerra que ha dejado desde 2011 más de 320.000 muertos y ha obligado a la mitad de la población a dejar sus hogares.

Entonces, el representante de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, explicó que persistían "importantes diferencias" sobre "temas mayores".

La oposición siria insiste en que el presidente, Bashar al Asad, debe dejar el poder como parte de la solución política a la guerra, pero el gobierno se niega a que el destino del mandatario sea parte de las discusiones.

Frente a estas profundas divergencias, Yehia al Aridi, portavoz del Alto Comité de las Negociaciones (ACN) que agrupa a grupos de la oposición, confió que sus expectativas son "modestas".

Esta instancia de negociación se abrió en 2014 y desde entonces se celebra de forma intermitente sin grandes avances.

- ¿Una mayor implicación de EEUU? -

El sábado Ramzi Ezzedine Ramzi, adjunto al enviado de la ONU en Siria, afirmó que el cese el fuego crea un contexto positivo la víspera de la nueva ronda de contactos en Ginebra.

"Ayuda a crear una atmósfera favorable para las conversaciones, y lo veremos el lunes", señaló.

En las últimas negociaciones de Astaná, Rusia, Irán y Turquía adoptaron un plan para crear zonas de seguridad para conseguir una tregua duradera en varias regiones, pero no lograron afinar los detalles necesarios para aplicar el plan.

En tanto, Rusia, Estados Unidos y Jordania, anunciaron un acuerdo de tregua que entró en vigor el domingo en tres provincias meridionales.

En el terreno, el domingo, en el primer día de la tregua reinaba la calma en las provincias de Daraa, Quneitra y Sueida.

La oposición siria ha señalado sus temores de que los diálogos en Astaná sean usados por los aliados del régimen para controlar las negociaciones.

En este sentido, Aridi, indicó que la oposición espera mantener el proceso de Ginebra, frente a "tentativas de Rusia de voltear la atención hacia Astaná".

Según Sam Heller, experto en Siria que escribe para el centro de estudios The Century Foundation, la oposición y sus aliados consideran la instancia en Ginebra como "una oportunidad de realizar pequeñas victorias tácticas que llevarían a un eventual acuerdo".

"Se trata de mantener un proceso político reconocido por la comunidad internacional (...) más que ceder el lugar a las negociaciones rivales en Astaná", indicó.

Desde la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, Washington, que ha sido un aliado clave de la oposición en las negociaciones, se había distanciado de los esfuerzos diplomáticos para encontrar la paz.

Pero su reciente mediación en la tregua para el sur del país alimenta las expectativas de una implicación mayor, aunque sea de forma limitada.

El secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, declaró recientemente que Washington y Moscú habían hablando también de "otras regiones de Siria" en la que ambos países podrían seguir trabajando juntos.

Desde Washington, un importante cargo del Departamento de Estado, dijo que ambos países tienen un rol fundamental para forjar una solución al conflicto.

"Si va haber una resolución al conflicto en Siria, los dos necesitamos estar involucrados de alguna forma", afirmó.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP