Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Policías belgas en posición junto al lugar donde se produjo un tiroteo, en el barrio bruselense de Forest, el 15 de marzo de 2016, en una operación antiterrorista en la que dos personas se dieron a la fuga

(afp_tickers)

La policía belga busca "activamente" a dos sospechosos que huyeron el martes tras un allanamiento en una casa en Bruselas, durante el cual se halló una bandera del Estado Islámico (EI) y un kalashnikov junto al cuerpo de un argelino muerto por disparos de las fuerzas especiales.

El primer ministro belga, Charles Michel, pidió a la población que mantuviera la calma y anunció tras una reunión de crisis que las autoridades decidieron mantener la alerta antiterrorista en el nivel 3 de una escala de 4. "Esto significa que la amenaza es posible y verosímil", declaró Michel.

El martes, un allanamiento "de rutina" en una vivienda de la zona popular de la comuna de Forest, en la capital belga, en el marco de la investigación por los atentados de París del mes de noviembre, terminó con tiroteos entre la policía y sospechosos armados.

Según los detalles de la fiscalía federal, seis policías, cuatro belgas y dos franceses, que procedían a allanar esta vivienda, recibieron disparos "apenas se abrió la puerta" por al menos dos personas armadas con una escopeta y un fusil kalashnikov. "Se produjo un tiroteo breve" en el que tres policías resultaron heridos, uno de ellos una policía francesa que participaba junto a un colega también francés de esta operación. "Se evitó lo peor", dijo Thierry Werts, portavoz de la fiscalía.

Las autoridades lanzaron entonces una importante operación en el sector. Durante las horas que siguieron a este primer contacto se produjeron nuevos disparos desde la vivienda.

Fue entonces cuando un argelino, identificado como Mohamed Belkaid, de 35 años, inmigrante en situación irregular con un antecedente de "robo simple", fue ultimado por un francotirador de las fuerzas especiales "cuando se disponía a disparar desde una ventana", indicó. Junto al cuerpo de Belkaid la policía encontró una bandera de Estado Islámico, un libro sobre el salafismo y un fusil kalashnikov.

Mohamed Belkaid no tenía tampoco antecedentes en Argelia, según servicios de seguridad argelinos interrogados por AFP.

En este incidente, "dos personas (...) lograron darse a la fuga", añadió el portavoz de la fiscalía. "Se las busca activamente", dijo el portavoz Werts.

Thierry Werts indicó que tras el primer allanamiento, la policía registró otra vivienda del sector en donde hallaron un fusil kalashnikov y numerosos cargadores, como los utilizados por los atacantes de París que ametrallaron las terrazas de cafés o la sala de espectáculos Bataclan, así como ropa negra.

Otros dos allanamientos "dieron resultado negativo", añadió.

Por la noche, la policía detuvo a dos personas, pero la fiscalía informó este miércoles por la tarde de que fueron liberadas sin cargos más tarde.

Paralelamente las autoridades francesas anunciaron la detención de cuatro personas en región parisina, una de ellas un islamista que planeaba "acciones violentas", informó el ministro de Interior, Bernard Cazeneuve.

- La conexión belga -

Las viviendas allanadas en Bruselas se encuentran muy cerca de la estación internacional de trenes que une Bruselas a París, Londres, Amsterdam o Düsseldorf.

Cuatro de los nueve autores de los atentados del 13 de noviembre en París, en los que murieron 130 personas, eran belgas. Los ataques habrían sido organizados en esta capital.

Al día siguiente de los ataques, reivindicados por el grupo Estado Islámico, se perdió el rastro en Bruselas de uno de los principales sospechosos, Salah Abdeslam, cuyo hermano se hizo estallar en las calles de París.

La fiscalía precisó este miércoles que desde el 14 de noviembre se llevaron a cabo en Bélgica más de 100 allanamientos "en un contexto delicado".

En enero, las autoridades belgas allanaron dos departamentos y una casa utilizada por Abdeslam y otros sospechosos antes de los ataques.

En uno de los departamentos hallaron rastros de una huella dactilar de Abdeslam, así como rastros del mismo explosivo utilizado por los atacantes de París y un dibujo de una persona utilizando un cinturón de explosivos. Las autoridades también hallaron rastros del ADN de Bilal Hadfi, otro de los atacantes.

En total, la policía detuvo a 58 personas en el marco de estos allanamientos y otras 23 relacionadas con la investigación por los atentados de París. Once tienen cargos por actividades terroristas y ocho continúan en detención provisional.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP