Estados Unidos anunció este lunes haber ordenado inspecciones más detalladas en el transporte aéreo de carga procedente de cinco países de Oriente Medio, aludiendo al intento en junio de 2017 de hacer explotar un avión en Australia como argumento para justificar dicha medida.

Siete aeropuertos de Egipto, Jordania, Arabia Saudita, Catar y Emiratos Árabes tendrán que proporcionar a partir de ahora a las aduanas estadounidenses informaciones sobre todo el transporte aéreo con destino a Estados Unidos, antes incluso de que la carga sea subida a bordo, según las autoridades estadounidenses encargadas de la seguridad en los transportes (TSA).

"Estos países fueron elegidos a causa de la voluntad demostrada por parte de grupos terroristas de atacar a la aviación desde ellos", indicó la TSA en un comunicado, mencionando igualmente la tentativa, en junio de 2017, de tres hombres vinculados al Estado Islámico (EI) de hacer explotar un avión en Australia.

"El incidente de Australia del verano pasado fue tomado como una inquietante advertencia para la TSA y para todos nuestros socios de la aviación para incluir los aviones de transporte (en las medidas de control) y continuar los esfuerzos para mantener la seguridad en nuestro espacio aéreo", añade la TSA.

La agencia no mencionó ninguna nueva amenaza específica que justifique la decisión.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes