Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Combatientes ucranianos toman posición para unas maniobras de tiro en Kiev el 28 de octubre de 2016

(afp_tickers)

Los rebeldes prorrusos y el ejército ucraniano se acusaron este sábado mutuamente de haber violado el frágil cese al fuego en vigor desde diciembre en el este de Ucrania.

Desde el 24 de diciembre rige una tregua "ilimitada" entre las fuerzas de Kiev y los separatistas, que fue impulsada por el Grupo de Contacto que reúne a Kiev, Moscú y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE).

Pero este sábado el ejército ucraniano acusó a los rebeldes de haber disparado 23 veces en las últimas 24 horas, en tres ocasiones con armas de grueso calibre, cerca de Donetsk, bastión de los separatistas.

Un soldado ucraniano resultó herido en estos enfrentamientos, anunció Oleksandr Motuzyanyk portavoz del ejército.

"La ampliación de la zona de combate y la cantidad de disparos hostiles demuestran que el enemigo no prevé respetar los acuerdos de Minsk y desea una escalada", afirmó.

Alexander Zakhartchenko, al frente de la república autoprocramada de Donetsk, acusó por su lado a las fuerzas de Kiev de haber llevado a cabo disparos de artillería el viernes por la noche.

"Ucrania siempre demostró que no respetará los acuerdos de Minsk", denunció a la agencia separatista DAN.

Una guerra civil estalló hace más de dos años en Ucrania. Las fuerzas de Kiev, respaldadas militarmente por las potencias Occidentales, se enfrentan a los separatistas prorrusos del este, respaldados por Rusia, lo que Moscú desmiente.

A pesar de la conclusión de varias treguas se registran regularmente enfrentamientos en la línea de frente. El 1 de septiembre se pactó un alto el fuego que se respetó globalmente hasta principios de diciembre.

AFP