Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una persona celebra tras el exilio del expresidente gambiano Yahya Jammeh, el 21 de enero de 2017, en Banjul

(afp_tickers)

El expresidente gambiano Yahya Jammeh, quien aceptó ceder el poder a su sucesor Adama Barrow tras semanas de crisis política, dejó el país este sábado para exiliarse en Guinea Ecuatorial, desatando manifestaciones de júbilo en Banjul.

Jammeh, de 51 años, que llevaba 22 años en el poder en Gambia, despegó a bordo de un Falcon poco antes de las 21H20 locales (y GMT), acompañado del presidente guineano Alpha Condé.

Jammeh fue despedido con una gran fanfarria militar por un grupo de partidarios que se habían congregado junto a la pista del aeropuerto.

El anuncio de su salida efectiva, muy esperada por muchos en Banjul, fue seguido expresiones de júbilo en las calles en el sector de Grand Banjul, en los suburbios de la ciudad, según un corresponsal de la AFP en la zona.

"¡Estamos libres ahora! Ya no estamos presos", dijo Fatou Cham, de 28 años.

"Ahora que se fue", dijo Modou Lamin Dumbuya, de 25 años, "los gambianos exiliados pueden volver!".

"Lo bueno es que ahora Jammeh sabrá lo que es estar refugiado en el extranjero", agregó.

Los gambianos esperaron todo este sábado a que Jammeh se fuera luego de que aceptara ceder el poder a su sucesor bajo la amenaza de una operación militar.

"Dios ha escuchado nuestras plegarias. Esperábamos esto desde hacía mucho tiempo", declaró Sheij Sham, un carpintero metálico de 34 años de edad.

El país, pequeño Estado anglófono enclavado en Senegal, con la excepción de una pequeña franja costera, estaba sumido en una profunda crisis después de que Jammeh anunció el 9 de diciembre que no cedería el poder a Adama Barrow.

Barrow, de 51 años, que ganó las elecciones el 1 de diciembre, debió finalmente jurar el cargo el jueves por la tarde en la embajada de su país en Dakar.

Luego de múltiples intentos para persuadir a Jammeh, los presidentes de Guinea, Alpha Condé, y de Mauritania, Mohamed Uld Abdel Aziz, viajaron el viernes a Banjul para una última mediación, que terminó con éxito.

Varios países de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) enviaron tropas a Gambia para presionar a Jammeh tras la jura de Barrow.

La operación bautizada "Restaurar la democracia" fue lanzada poco después de que Adama Barrow asumiera la presidencia.

- Exilio "con todas las garantías" -

El acuerdo concluido "prevé la salida de Yahya Jammeh de Gambia hacia un país africano con todas las garantías para su familia, sus allegados y él mismo. Puede volver a su país cuando quiera", declaró a su regreso a Mauritania Mohamed Uld Abdel Aziz, citado por la agencia oficial AMI.

"Se trata de la victoria de quienes militan a favor de una solución pacífica sobre aquellos que defienden la violencia y la guerra, considerando que así pueden encontrar una solución", afirmó.

En un comunicado conjunto, difundido poco después de que Jammeh abandonó el país, la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO), la Unión Africana y la ONU, indicaron que van a defender los derechos del expresidente, incluyendo la posibilidad de que retorne a su país, y declararon el fin de la intervención.

Las tres organizaciones saludaron "la buena voluntad y la altura de estadista del expresidente Jammeh" para lograr una salida pacífica de la crisis y se comprometieron a mediar con el gobierno de Gambia para que éste "garantice la dignidad, el respeto, la seguridad y los derechos" de Jammeh, "como ciudadano, como jefe de partido y como exjefe de Estado".

Jammeh hizo "una escala en Conakry antes de dirigirse a Guinea Ecuatorial", indicó la presidencia de Guinea en un comunicado difundido en la noche del sábado, una destinación que fue confirmada a la prensa por el presidente de la comisión de la CEDEAO, Marcel Alain de Souza.

Más de 45.000 personas huyeron del país desde principios de enero, la mayoría hacia Senegal, informó el viernes la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), que temía que los flujos migratorios fueran en aumento si la crisis persistía.

AFP