Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El vicepresidente de Samsung Electroncis, Lee Jae-yong, a su llegada para ser interrogado como sospechoso en el escándalo de corrupción que llevó al juicio político de la presidenta surcoreana, Park Geun-Hye, en Seúl el 13 de febrero de 2017

(afp_tickers)

El heredero del imperio Samsung, Lee Jae-Yong, compareció nuevamente ante los investigadores del escándalo de corrupción que provocó la destitución de la presidenta surcoreana, Park Geun-Hye.

Lee Jae-Yong, vicepresidente de Samsung Electronics e hijo del presidente del grupom Lee Kun-Hee, ya ha sido interrogado varias veces en el marco del escándalo que sacude al país asiático.

Hace un mes, un equipo especial de investigadores provocó un gran revuelo en el grupo al solicitar la detención de Lee, de 48 años, sospechado de corrupción, malversación y declaración falsa.

La justicia se negó sin embargo a extender la orden de detención, estimando que no había pruebas suficientes que lo merezcan.

El primer fabricante mundial de teléfonos inteligentes, que representa la quinta parte de la economía surcoreana, a pesan se estaba recuperado del revés industrial que significó el retiro mundial

Los fiscales acusaron a Lee de dar o prometer 43.000 millones de wones (36,3 millones de dólares) en sobornos a la confidente de Park, Choi Soon-Sil, ahora encarcelada.

El pago era, supuestamente, a cambio de que el Gobierno respaldara una fusión de dos filiales de Samsung, un movimiento crucial para el traspaso hacia Lee de los poderes de la compañía, el mayor fabricante de teléfonos inteligentes del mundo.

AFP