Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El europarlamentario conservador Antonio Tajani, en la Eurocámara en Estrasburgo el 16 de enero de 2017

(afp_tickers)

Los conservadores parecían encaminarse este martes a controlar las tres principales instituciones de la Unión Europea, si su candidato Antonio Tajani, que ganó sin mayoría las tres primeras votaciones para la presidencia de la Eurocámara, logra por la noche la victoria.

Ante el inicio de un período marcado por las futuras negociaciones sobre el Brexit, el PPE ya detenta las presidencias del Ejecutivo comunitario y del Consejo, a traves de Jean-Claude Juncker y Donald Tusk, ambos del PPE.

Durante la larga jornada las posiciones de los distintos grupos, que mantienen negociaciones en curso para captar aliados, no se han movido y los dos candidatos más votados, los italianos Tajani (PPE) y el socialdemócrata Gianni Pittella, pasarán a la cuarta y última ronda, tras dejar atrás a sus otros cuatro rivales.

El proceso de elección se inició con un movimiento inesperado. Los liberales (68 parlamentarios) retiraban su candidato Guy Verhofstadt, referente del Parlamento Europeo para el Brexit, y anunciaban su apoyo al PPE (217) de Tajani, ante el enfado de los socialdemócratas (189).

"El líder de los liberales parece haber logrado un acuerdo con el hombre de [Sivio] Berlusconi en Bruselas", criticó el grupo de Pittella en un comunicado, en referencia a Tajani, exportavoz del ex mandatario italiano.

El PPE y los liberales lo ven de otra forma. "Con [el presidente electo de EEUU Donald] Trump, con [el mandatario ruso Vladimir] Putin, con otros retos a los que hace frente Europa, es clave que cooperemos para reformar" la UE, añadió Verhofstadt, para quien esta coalición está "abierta a todos los grupos proeuropeos".

- Gran coalición, 'nunca más' -

La actual elección del presidente de la Eurocámara es la primera realmente reñida desde 1979, cuando se escogió por primera vez a los diputados europeos por sufragio universal. En esta ocasión, la tradicional "gran coalición" entre conservadores del PPE y socialdemócratas, los dos principales grupos, se presenta dividida.

En opinión del aspirante socialdemócrata Gianni Pittella -quien anunció su candidatura para evitar el monopolio de sus hasta ahora socios conservadores en la cámara-, "sea cual sea el resultado de la elección" ya no se podrá hablar "nunca más de 'gran coalición'".

Socialistas y conservadores, y en menor medida liberales, se han alternado a lo largo de los años en la presidencia del Parlamento, del ejecutivo comunitario y del Consejo, que representa a los 28.

Esta formación considera que le corresponde presidir la cámara, tras cinco años de Schulz, y denuncia la "traición" de sus socios por romper un pacto de 2014 que estipulaba el apoyo entonces de la derecha a la continuidad del alemán, a cambio del voto de los socialistas al candidato conservador en la segunda parte de legislatura.

Pese al apoyo de los liberales, el conservador Tajani -un político italiano de 63 años con experiencia en Bruselas- no consiguió la mayoría absoluta necesaria para vencer en las tres primeras rondas de votaciones, que ganó no obstante con hasta unos 100 votos de diferencia sobre Pittella.

La cuarta y última ronda entre los dos italianos será la decisiva. Dependiendo de eventuales alianzas, los partidos euroescépticos y de extrema derecha (unos 100 parlamentarios en diferentes grupos) podrían decantar la balanza en la última ronda. Entre ellos, figuran diputados británicos del UKIP y del Partido Conservador que apoyaron la salida de Reino Unido de la UE.

La batalla de los socialdemócratas contra el monopolio conservador continuará pese a perder en la Eurocámara. Según fuentes parlamentarias, un fracaso de la candidatura de Pittella les daría fuerza para reclamar la presidencia del Consejo en junio, cuando el mandato del conservador Donald Tusk llega a su fin.

AFP