Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro francés de Economía, Michel Sapin, en la sesión inaugural de la 6ª edición del seminario 'Entrevistas del Tesoro', en París, el 31 de enero de 2017

(afp_tickers)

Francia registró un crecimiento económico de un 1,1% en 2016, menos de lo esperado, pese a un incremento de la actividad de un 0,4% en el último trimestre, informó este martes el Instituto Nacional de Estadísticas (INSEE).

Este crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) es inferior a las últimas previsiones publicadas por el INSEE, que preveía un crecimiento del 1,2% en 2016, el mismo porcentaje que en 2015.

También es decepcionante para el Gobierno socialista francés, que esperaba un crecimiento del 1,4%.

Sin embargo, el ministro francés de Economía, Michel Sapin, intentó ver el lado positivo del dato, en particular el buen resultado del cuarto trimestre.

"Por segundo año consecutivo, la actividad económica ha sido dinámica y ha permitido una reducción del desempleo y del déficit público", aseguró el ministro.

"El año 2016 termina con una nota positiva, con una actividad que se acelera claramente en el cuarto trimestre. Es la señal de una recuperación que se instala de forma duradera y, sobre todo, que se amplifica", dijo Sapin a la AFP.

De forma más concreta, el consumo interno, que contribuye tradicionalmente a la solidez de la actividad, aumentó un 1,8% el año pasado (+1,4% en 2015).

La inversión de las empresas -otro motor indispensable para una reactivación económica- progresó un 4,3%, el doble que el año precedente (+2%).

Según el INSEE, esta dinámica debe proseguir en 2017, con unos crecimientos del 0,3% y 0,4% en el primer y segundo trimestre de 2017, respectivamente, gracias también a una mejora de las exportaciones.

AFP