Navigation

El plan de recuperación de la UE no es un programa de "rescate", dice el comisario de Economía

El comisario Paolo Gentiloni habla durante una rueda de prensa para presentar las previsiones económicas de primavera, el 6 de mayo de 2020 en Bruselas afp_tickers
Este contenido fue publicado el 28 mayo 2020 - 11:08
(AFP)

El plan de 750.000 millones de euros propuesto por la Comisión Europea para ayudar a los países europeos a salir de la crisis no es un programa de "rescate" tradicional, dijo este jueves el comisario de Economía, Paolo Gentiloni.

"No es un instrumento de rescate con la condicionalidad que acarrea. Ya conocemos la experiencia del pasado, pero el futuro no será igual", aseguró en rueda de prensa Gentiloni.

La Comisión propuso la víspera un inédito plan de 750.000 millones de euros (825.000 millones de dólares) de deuda común para relanzar las economías del bloque tras la contracción del 7,4% del PIB proyectada en 2020 por la pandemia.

El fondo, apodado Próxima Generación, prevé que la Comisión tome prestado en los mercados este monto en nombre de la Unión Europea (UE). Medio billón se entregaría a los países en forma de subvenciones y el resto como préstamos.

Los países deberán presentar un Plan Nacional de Recuperación y Resiliencia en abril o en octubre (junto a su borrador de presupuestos), que Bruselas deberá aprobar antes de empezar a desbloquear los subvenciones por tramos.

Los planes, que se extenderán hasta 2024, deben establecer programas de reformas e inversiones en línea con las recomendaciones de la Comisión para una convergencia económica y sus nuevas prioridades de transición ecológica y digital.

La Comisión, cuyo plan deben aún aprobar los 27 y la Eurocámara, quiere evitar comparaciones con los programas de rescate adoptados durante la pasada crisis de la deuda, como en el caso de Grecia, a cambio de duras reformas.

"Serán los propios Estados miembros los que preparen planes de recuperación y resiliencia y (...) propongan los hitos y objetivos para su aplicación", subrayó el vicepresidente de la Comisión Valdis Dombrovskis.

Gentiloni subrayó así que la participación es "voluntaria", pero precisó que, aunque no hay una "condicionalidad tipo troika" como en el rescate de Grecia, el país que no implemente los proyectos pierde el dinero previsto.

Italia y España, los países del bloque más afectados humana y económicamente por la pandemia, serán los principales beneficiarios del plan con 172.745 millones de euros y 140.466 millones de euros, respectivamente.

La ministra española de Economía, Nadia Calviño, aseguró a la televisión pública TVE que España ya estaba trabajando en un plan de inversiones y reformas y deseó que el plan de Bruselas se ponga en marcha "cuanto antes".

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.