Navigation

El propietario del Rana Plaza, condenado a tres años de cárcel en Bangladés

Personal de seguridad escolta a Sohel Rana (centro), propietario del derruido Rana Plaza, tras comparecer en un tribunal de Bangladés, el 29 de agosto de 2017 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 29 agosto 2017 - 14:37
(AFP)

La justicia de Bangladés condenó este martes al propietario del Rana Plaza, escenario en 2013 de uno de los peores accidentes industriales de la historia, a tres años de cárcel por corrupción, informó a la AFP el fiscal.

Este procedimiento es distinto al juicio abierto por asesinatos vinculado directamente con el derrumbe del taller de confección, en el que murieron más de 1.130 personas en las afueras de Daca.

Acusado de no haber declarado su fortuna personal a una comisión anticorrupción, Sohel Rana fue condenado a la pena máxima por ese delito.

"Es la primera vez que se le condena y encarcela" desde la tragedia, declaró a la AFP el fiscal Salahuddin Eskander.

Sohel Rana y otros 37 acusados por el derrumbe del Rana Plaza podrían ser condenados a la pena capital si se les reconoce culpables de asesinato. Pero todavía no se ha fijado la fecha de ese juicio.

Se acusa a los sospechosos de mentir sobre la seguridad del edificio. Miles de obreros fueron obligados a entrar en el edificio para trabajar, a pesar de que algunos de ellos habían mostrado su preocupación ante las fisuras que aparecían en la estructura.

Rana, que se convirtió enseguida en el enemigo público número uno en Bangladés, fue detenido días después en la frontera con India.

El drama del 24 de abril de 2013 reveló la cara oscura de la subcontratación de empleados por grandes marcas occidentales en ese país, consecuencia de una carrera por disminuir los costes de producción en una economía globalizada.

Bangladés es el segundo país exportador de productos textiles en el mundo, por detrás de China.

El sector genera 30.000 millones de dólares anuales en ese país pobre del sur de Asia, que alberga 4.500 fábricas, de las que apenas unos centenares cumplen con las normas de seguridad necesarias.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.