Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Imagen distribuida por el palacio real saudí que muestra este 15 de enero de 2017 al rey Salman bin Abdulaziz (dcha) de Arabia Saudí y al rey Felipe VI de España, en Riad durante la visita oficial de éste

(afp_tickers)

El rey Salman de Arabia Saudita recibió este domingo a Felipe VI de España que efectúa una visita oficial a Riad cuando los dos países negocian la venta de buques de guerra españoles al reino árabe.

El monarca español fue el huésped de honor de un almuerzo ofrecido por el soberano saudita, que lo condecoró con el cordón del Rey Abdel Aziz, la más alta distinción saudí destinada a dignatarios extranjeros, informó la agencia oficial SPA.

Los dos monarcas evocaron luego las relaciones entre los "dos países amigos" y los medios para desarrollarlas "en diferentes sectores". Hablaron luego sobre la situación en Medio Oriente, informó la agencia.

Más tarde, el Felipe VI se reunió por separado con el ministro de Finanzas saudí, Mohamed Aljadaan, y con el ministro de Comercio e Inversiones, Majed Al Qasabi.

El monarca español llegó el sábado a Riad para una visita de tres días.

El jefe de Estado viajó acompañado de los ministros de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, y de Fomento, Íñigo de la Serna, según el ministerio español de Asuntos Exteriores.

Los medios españoles han vinculado este viaje con un anticipado contrato de venta a Riad de cinco corbetas Avante 2200 por un precio estimado en 2.000 millones de euros.

"Solo podemos confirmar que tenemos una negociación muy avanzada para la construcción de cinco barcos de guerra que se venderían a la armada saudí", dijo a la AFP un portavoz de la empresa pública española de construcción naval Navantia.

España es el séptimo exportador de armas convencionales a nivel mundial y Arabia Saudí uno de los principales compradores de equipamientos militares.

Este año el presupuesto saudí incluye una partida de 191.000 millones de riyales (51.000 millones de dólares) para gasto militar en armas y equipos, en baja respecto a los 205.000 millones de riyales gastados en 2016.

Una partida separada de 97.000 millones está destinada a nuevas bases para la Guardia Fronteriza y otros proyectos de seguridad.

Grupos de defensa de los derechos humanos, entre ellos Amnistía Internacional, consideran que vender armas a Arabía Saudi es ilegal a efectos del derecho internacional.

Según el tratado internacional sobre el comercio de armas de 2013, ningún Estado debe vender armas si sabe que pueden destinarse a ataques dirigidos contra civiles u otros crímenes de guerra.

Arabia Saudí lleva a cabo desde marzo de 2015 una campaña de bombardeos en Yemen, liderando una coalición de países árabes que apoyan al presidente Abd Rabo Mansur Hadi y combaten a los rebeldes chiitas hutíes y sus aliados.

Riad temía que los hutíes tomaran el control de todo el país y cayera en la órbita de su gran rival regional, Irán.

Pero la campaña aérea ha sido muy criticada por los grupos de defensa de los derechos humanos debido a las víctimas civiles que ha causado.

Las relaciones entre España y Arabia Saudita son fluidas. El padre de Felipe VI, Juan Carlos I, quien reinó desde 1975 hasta 2014, mantuvo durante su reinado estrechas relaciones con la familia real saudí.

AFP