Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Miembros de la comunidad gay y allegados encienden velas fuera del consulado estadounidense en Guadalajara, México, durante una vigilia, el 12 de junio de 2016, en recuerdo de las víctimas de un tiroteo en un club gay en Orlando, Florida.

(afp_tickers)

El sospechoso de disparar contra un funcionario consular de Estados Unidos en Guadalajara es estadounidense y será entregado a su país para que responda por el ataque, dijeron el domingo autoridades mexicanas.

Un comunicado de la cancillería y de la fiscalía general de México dijo que se trata de un "individuo estadounidense", pero no menciona su nombre, edad o el posible móvil del ataque perpetrado en Guadalajara, la segunda ciudad del país.

La agresión se registró el viernes cuando el agente consular salía de su auto en una zona comercial de Guadalajara y fue atacado por un hombre con ropas de enfermero, peluca y lentes oscuros, como muestra un video difundido por el consulado en esa ciudad.

El individuo "será expulsado y repatriado a Estados Unidos, donde se determinará su situación jurídica", señaló el comunicado al asegurar que ha "mantenido una permanente comunicación con los representantes diplomáticos y consulares" de Estados Unidos.

Añade que funcionarios de la cancillería "acompañaron a la víctima en el hospital y continúan monitoreando su estado de salud, que se reporta estable".

Una fuente de la fiscalía de Jalisco dijo a la AFP bajo reserva de anonimato que el atacante sería de origen indio pero con nacionalidad estadounidense y que tendría 31 años de edad.

La captura del sospechoso se logró gracias a la colaboración del FBI, que ofrecía una recompensa de 20.000 dólares, y la embajada estadounidense y el consulado en Guadalajara, añade el comunicado gubernamental.

Las autoridades mexicanas y estadounidenses no han informado sobre el cargo que ocupa el funcionario consular, pero una fuente del gobierno estadounidense dijo que sería un vicecónsul.

El fiscal de Jalisco, Eduardo Almaguer, dijo el sábado a periodistas que el funcionario, que fue atacado con un arma de calibre .380, se encargaría de realizar entrevistas relacionadas con a entrega de visas.

Según medios de prensa locales, el funcionario habría sido lesionado en el tórax.

En nombre del presidente estadounidense, Barack Obama, el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, agradeció este domingo al gobierno mexicano la captura del presunto autor de este ataque, según una declaración a la prensa.

"El bienestar y seguridad de los ciudadanos estadounidenses y de nuestro cuerpo diplomático en el extranjero son una de nuestras principales prioridades", señaló Kerry al desear al funcionario consular una pronta recuperación.

- Alerta de seguridad -

Tras el ataque, la embajada emitió un mensaje de seguridad dirigido a los estadounidenses que se encuentren en Guadalajara, a los que "urge a restringir sus movimientos fuera de sus casa o lugares de trabajo" a menos que sea "verdaderamente necesario" y que cambien sus horarios y rutas habituales de desplazamiento.

En los últimos años se han producido diversos ataques contra funcionarios estadounidenses.

En 2010 una funcionaria del consulado estadounidense en Ciudad Juárez, su esposo y el marido de otra empleada consular fueron asesinados en dos ataques simultáneos. El jefe de una pandilla fue señalado de planear el ataque y fue extraditado a Estados Unidos, donde se le condenó a cadena perpetua.

En 2011 un agente del Servicio de inmigración y aduanas estadounidense murió al ser atacado en una carretera de San Luis Potosí (norte).

En 2012 dos agentes, que según medios serían de la agencia de inteligencia estadounidense (CIA) y que impartían cursos a militares mexicanos, fueron heridos en una persecución en el estado de Morelos (centro) por 14 policías federales, que fueron detenidos y procesados por excesivo uso de la fuerza en un caso que las autoridades describieron como "un lamentable error".

En 1985 un agente de la Administración para el Control de Drogas (DEA) de Estados Unidos, Enrique "Kiki" Camarena, fue brutalmente asesinado en 1985 desatando un fuerte problema diplomático entre ambos países.

AFP