Navigation

Escocia se opone al Brexit en una contundente votación simbólica

La bandera de Escocia ondea entre la de la Unión Europea y la del Reino Unido, frente al Parlamento escocés en Edimburgo, el 27 de junio de 2016 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 07 febrero 2017 - 13:06
(AFP)

El Parlamento escocés votó este martes de manera abrumadora su rechazo a la salida británica de la Unión Europea (UE), con una consulta que no afectará al proceso del Brexit pero tensa más la relación con Londres.

Tras esta votación simbólica, el gobierno semiautónomo advirtió que Escocia no será "humillada".

Casi tres cuartas partes de los legisladores escoceses, de todo el espectro político, se pronunciaron en contra del Brexit.

Si bien no es vinculante, se trata de un hito en los últimos 18 años de historia del Parlamento escocés tras su restauración.

El ministro de Negociaciones de Escocia en sus vínculos con Europa y parlamentario local, Michael William "Mike" Russell, dijo que su gobierno "nunca permitirá que Escocia sea humillada, y su elección democrática rechazada".

"Nunca, nunca, daremos la espalda a Europa y al mundo", subrayó.

Esta votación coincide con el debate en la Cámara de los Comunes de una ley para iniciar el Brexit, que no se compromete a consultar a Escocia en las negociaciones.

Los líderes de los principales partidos británicos prometieron a los escoceses que serían considerados "socios en términos de igualdad" si se quedaban en el Reino Unido en el referéndum de independencia de 2014, como así ocurrió.

Sin embargo, en el plebiscito sobre la UE, Escocia votó a favor de seguir en Europa, al contrario de Gales e Inglaterra, que inclinaron la balanza.

"Esta votación es algo más que simbólica", había dicho la jefa del gobierno regional, Nicola Sturgeon, del Partido Nacional Escocés (SNP). "Es una prueba clave para saber si la voz de Escocia se escucha y si nuestros deseos pueden ser acomodados", agregó.

Sturgeon ha amenazado con convocar un nuevo referéndum de independencia, pero los sondeos no revelan el apoyo necesario del público a la secesión y el gobierno de Theresa May -el plebiscito requeriría el permiso del Parlamento nacional- se opone.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.