Navigation

Extitular de una fundación vaticana, condenado en juicio por apartamento de cardenal

El expresidente de la fundación vaticana del Hospital pediátrico Bambino Gesu Giuseppe Profiti (2d), durante el juicio por malversación de fondos y abuso de poder, el 14 de octubre de 2017 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 14 octubre 2017 - 15:08
(AFP)

El exresponsable de una fundación vaticana fue condenado este sábado a un año de cárcel con suspensión de pena por financiación irregular de las obras del lujoso apartamento del poderoso cardenal italiano Tarcisio Bertone, que en ningún momento fue llamado a comparecer.

En el cierre del juicio este sábado, Giuseppe Profiti, expresidente de la Fundación del Hospital Pediátrico Bambino Gesu, fue condenado por "abuso de poder" a un año de cárcel con suspensión de pena, anunció el tribunal del Vaticano.

En cuanto al cardenal Bertone, cuyo nombre fue mencionado en numerosas ocasiones durante las audiencias, en ningún momento fue llamado como testigo clave del caso, un hecho inimaginable en otra jurisdicción de Europa.

Bertone, que fue número dos del Vaticano durante el papado de Benedicto XVI, había obtenido en 2013 un apartamento de 400 m2 en el palacio San Carlo, a dos pasos de la modesta residencia donde vive el papa Francisco en la Santa Sede.

Los dos inculpados, Profiti y su tesorero -que fue absuelto-, fueron acusados de haber malversado 442.000 euros (520.000 dólares) para financiar la renovación de la lujosa residencia, un gasto al que nadie se opuso en aquella época y ciertamente no el cardenal.

Sin embargo, a finales de 2015, la nueva directora de la Fundación había acudido a Bertone para cubrir el agujero dejado en las cuentas de la entidad. El prelado hizo finalmente "una donación" de 150.000 euros.

En su requerimiento la semana pasada, el fiscal del tribunal del Vaticano denunció un contexto "desolador", caracterizado por "el silencio y la opacidad y una pésima gestión de los asuntos públicos".

El fiscal había pedido tres años de reclusión firme para Profiti.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.