Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ofrecen una rueda de prensa en Berlín el 18 de noviembre de 2016

(afp_tickers)

Francia, Alemania, España e Italia explorarán el lunes la idea de una Europa a "varias velocidades" durante una minicumbre organizada para reactivar el proyecto europeo, amenazada por el Brexit y el auge de los populismos.

El presidente francés, François Hollande; la canciller alemana, Angela Merkel; y los jefes de Gobierno español, Mariano Rajoy, e italiano, Paolo Gentiloni, se reunirán a última hora de la tarde en el castillo de Versalles, cerca de París, para pensar en la forma de que Europa sea más eficaz y concreta a ojos de sus ciudadanos.

"La idea consiste en dar un impulso político a cuatro" antes de la cumbre por el 60º aniversario del tratado de Roma, que debe dar inicio a una nueva etapa en la construcción europea, el 25 de marzo en la capital italiana, explicó una fuente diplomática francesa.

Entre los cinco planes de reforma de Europa esbozados por el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, desde un simple mercado único hasta una integración reforzada, París y Berlín ya han elegido su opción: la de una Europa a varias velocidades.

Para superar los obstáculos inherentes a una Unión Europea de 27 Estados y las reticencias de algunos miembros, sobre todo en el este, los país deseosos de acelerar la integración podrán formar grupos más reducidos para avanzar sobre determinados asuntos prioritarios como el crecimiento, las cuestiones sociales, la protección de las fronteras o la defensa.

"Habrá una Unión Europea a varias velocidades, no todos van a participar cada vez en todas las etapas de la integración", advirtió Merkel el 3 de febrero en Malta.

Y el miércoles, tras conocer las propuestas de Juncker, París y Berlín llamaron a "tener más en cuenta los distintos niveles de ambición de los Estados miembros".

Ambos países creen que es urgente actuar para estimular una Europa que atraviesa una serie de sobresaltos como el Brexit o la crisis migratoria.

- Cautela -

Italia -que elabora la hoja de ruta de la próxima cumbre de Roma-, Bélgica, Holanda y Luxemburgo también abogan por una integración a varias velocidades, al tiempo que se muestran preocupados ante el ascenso de los partidos antieuropeos en varios países de la UE.

En una reciente entrevista para la AFP, Rajoy dijo ser "partidario de una unión fiscal y de un mercado único de la energía", así como de "un mercado único de lo digital".

La idea de una Europa a varias velocidades no es nueva y, de hecho, ya se ha hecho realidad con el espacio Schengen o la eurozona.

Los dirigentes que asistirán a la minicumbre no harán ningún anuncio después de su reunión, por temor a que algunos países miembros, sobre todo en el este, se sientan ninguneados.

"Se explorarán vías (...) Pero si somos demasiado concretos, somos conminativos y los demás se echan para atrás. Este formato (con cuatro países) no debe ser visto como un directorio ni como una exclusión de los demás", indicó una fuente diplomática francesa.

Los países del grupo de Visegrado -Hungría, Polonia, República Checa y Eslovaquia-, que se preocupan sobre todo por la libre circulación de sus trabajadores, prefieren centrarse en la preservación del mercado único y en un incremento del papel de los Parlamentos nacionales.

Los debates prometen ser animados el jueves en la próxima cumbre de Bruselas, aunque, a pocos meses de las elecciones generales francesas y alemanas, parece improbable que se lleven a cabo reformas profundas de la UE.

AFP