Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro de Finanzas francés Michel Sapin en el Consejo Europeo en Bruselas el 26 de enero de 2017

(afp_tickers)

Francia urgió este jueves a alcanzar un acuerdo rápido sobre cómo afrontar la elevada deuda griega, asunto que divide a sus acreedores europeos y al FMI, antes de una serie de elecciones cruciales en Europa que podrían afectar aún más las discusiones.

"La ventana de oportunidad está aún abierta, pero se cerrará dentro de poco porque hay citas electorales", aseguró el ministro francés de Finanzas, Michel Sapin, en referencia a los comicios previstos en Holanda en marzo, en Francia entre mayo y junio y en Alemania en septiembre.

Los acreedores europeos de Grecia quieren la participación del Fondo Monetario Internacional en el actual tercer plan de ayuda de 86.000 millones de euros a este país del sur de Europa, que cuenta con el mayor número de desempleados de la zona euro, un 23,1% (cifras de septiembre).

No obstante, la institución monetaria, que desempeñó un importante papel en los dos precedentes planes de ayuda, se muestra reticente si no se produce una reestructuración drástica de una deuda griega que, tras seis años de duras reformas, alcanza el 176,9% del PIB, unos 311.000 millones de euros.

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, que reafirmó su confianza en la participación del FMI en el actual programa de rescate en su "totalidad", explicó que la institución dirigida por Christine Lagarde quiere "reformas creíbles, objetivos fiscales realizables" y una deuda "sostenible".

El FMI reclama además que Atenas modifique ahora su legislación para aplicar más reformas, si a partir de 2018, cuando expira el tercer plan de rescate, no se alcanza el compromiso de un excedente primario (excluyendo los intereses de la deuda) del 3,5%, algo que el gobierno griego considera antidemocrático.

"No es correcto pedir a un país (...) que legisle dos o tres años antes lo que haría en 2018. Es un compromiso que va mucho más allá del marco europeo de la democracia", aseguró el ministro griego de Finanzas, Euclides Tsakalotos, al término de una reunión del Eurogrupo.

Tras reunirse con Tsakalotos antes de la reunión del Eurogrupo, el ministro de Finanzas de Alemania, Wolfgang Schäuble, que rechaza una reestructuración de la deuda griega, urgió a Atenas a aplicar las reformas a las que se comprometió para poder avanzar en el programa de rescate.

Pese al llamado de Francia, un responsable de la zona euro estimó irrealizable un acuerdo rápido. "Será difícil de conseguir en el próximo Eurogrupo" previsto en febrero salir del punto muerto, aseguró a la AFP.

AFP