Navigation

Guillermo y Enrique mantuvieron una "breve" conversación con Diana, el día de su muerte

El escritorio en el que la Princesa de Gales, la británica Diana, trabajó durante su residencia en el Palacio de Kensington, junto con una selección de sus objetos personales, escogidos por sus hijos, Guillermo y Harry, para un photocall en el Palacio de Buckingham, en Londres, el 20 de julio de 2017. afp_tickers
Este contenido fue publicado el 22 julio 2017 - 23:43
(AFP)

Los príncipes Guillermo y Enrique de Inglaterra revelaron que hablaron brevemente con su madre, la princesa Diana, el día de su muerte y reconocieron que esa "corta" conversación seguía muy presente en sus mentes 20 años después.

"Fue ella la que llamó desde París, no puedo recordar lo que dije (...) pero probablemente lamentaré el resto de mi vida que esta llamada fuese tan corta", explicó el príncipe Enrique a la cadena ITV para un documental dedicado a su madre fallecida el 31 de agosto de 1997.

El documental, titulado "Diana, nuestra madre, su vida y su legado", será emitido el lunes en Reino Unido.

El príncipe Guillermo tenía 15 años y su hermano 12 cuando Diana y su novio, Dodi Al Fayed, murieron en un accidente de coche en un túnel de París mientras los paparazzi los perseguían a toda velocidad.

Los análisis efectuados tras el trágico accidente mostraron que su chófer, Henri Paul, que también murió en el choque, presentaba una elevada tasa de alcohol en la sangre.

Los dos príncipes se encontraban en Balmoral, la residencia de la reina Isabel II en Escocia. Guillermo contó a su madre en ese momento los "buenos momentos" que estaban pasando.

"Enrique y yo teníamos prisa por despedirnos, para decirle 'hasta pronto'... si hubiera sabido lo que iba a pasar, evidentemente no hubiera sido tan indiferente", precisó Guillermo a ITV.

"Pero esta llamada sigue clavada en mi mente, mucho", confesó el duque de Cambridge.

Con motivo del 20 aniversario de la muerte de Diana, los príncipes anunciaron a principios de año que establecían un comité para recaudar fondos para erigir una estatua de la princesa de Gales. Esta debería ser construida en los jardines públicos del palacio de Kensington de Londres, donde vivía Diana.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.