Navigation

La destitución de la presidenta de Corea gana fuerza por disidencia de su partido

Manifestantes llevan un muñeco de la presidenta de Corea del Sur, Park Geun-Hye, durante una protesta pidiendo su renuncia, en el centro de Seúl, el 3 de diciembre de 2016. afp_tickers
Este contenido fue publicado el 06 diciembre 2016 - 03:25
(AFP)

La destitución de la presidenta surcoreana Park Geung-hye, acusada de tráfico de influencia, ganaba fuerza este martes, después de que parlamentarios de su partido expresaran que apoyarían la moción de la oposición.

El parlamento analizará el viernes la moción, que para ser adoptada necesita ser votada por las dos terceras partes de los diputados, lo que significa que la oposición debería tener el apoyo de cerca de 30 miembros del partido conservador Saenuri de la presidenta Park.

Park, acusada de complicidad con una cercana confidente que fue detenida a principios de noviembre por fraude y abuso de poder, se declaró dispuesta a abandonar el poder antes del final de su mandato en 2018, y dijo que aceptaría la decisión del parlamento.

En un principio el partido oficialista pedía que se permitiera a la presidenta la oportunidad de renunciar a su cargo de manera voluntaria y había propuesto como fecha el mes de abril, unos 10 meses antes del final de su mandato.

Sin embargo, las últimas protestas masivas en las calles el fin de semana, que según los organizadores movilizaron a un millón de personas en Seúl, han endurecido la posición del partido.

"Después de una ronda de discusiones, hemos concluido que el escenario de que ella deje su cargo en abril fue rechazado por el pueblo", dijo Hwang Young-Cheul, uno de los miembros de la bancada oficialista.

"Se están haciendo todas los preparativos necesarios para asegurar que la moción de destitución sea aprobada", indicó Hwang a la agencia Yonhap.

Según la estimación de Hwang, cerca del 35 parlamentarios de Saenuri van a apoyar la moción, que de todas formas requiere ser aprobada posteriormente por la Corte Constitucional, un proceso que puede durar hasta seis meses.

En Corea del sur, un presidente en ejercicio no puede ser imputado en un caso criminal, salvo por los hechos de traición o insurrección. La inmunidad desaparece sin embargo al final del mandato.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.