Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unos manifestantes sostienen unas tarjetas con el retrato del premio Nobel de la Paz Liu Xiaobo el 5 de julio de 2017 en Hong Kong

(afp_tickers)

La familia del disidente chino Liu Xiaobo rechazó que sea sometido a respiración asistida, aseguró este miércoles el hospital donde se encuentra internado por un cáncer de hígado en fase terminal, suscitando el temor de que pueda morir privado de libertad.

Al cabo de tres días de tratamiento intensivo, el premio Nobel de la Paz 2010 "está en fallo respiratorio", indicó el Hospital Universitario Nº1 de Shenyang, en el noreste de China.

"El hospital ha explicado a la familia del paciente la necesidad de realizar una intubación traqueal" para someterlo a respiración artificial, pero ésta la rechazó, afirmó el centro en su página web.

El hospital, que previamente había informado de que Liu, de 61 años, sufrió un fallo multiorgánico, aseguró asimismo que el funcionamiento de su hígado se deterioró pese a tres días de tratamientos antiinfección.

"No tenemos ningún modo de tener noticias suyas directamente de él o de su familia, pero según el comunicado del hospital (...) es posible que Liu Xiaobo no sobreviva a las próximas 24 horas", declaró a la AFP el disidente chino Ye Du.

Si falleciera en China, Liu se convertiría en el primer Premio Nobel de la Paz en morir privado de libertad desde el pacifista alemán Carl von Ossietzky, que murió en 1938 en un hospital cuando estaba detenido por los nazis.

El opositor chino fue hospitalizado debido a su grave estado de salud tras haber pasado ocho años en la cárcel donde purgaba una pena por "subversión".

China se opone a que Liu Xiaobo viaje al extranjero para someterse a un tratamiento como él mismo había pedido y afirma que su estado de salud impide el traslado, contrariamente a lo que sostienen dos médicos occidentales que lo visitaron la semana pasada.

El martes, Estados Unidos pidió a China que libere al disidente y propuso acogerlo para proporcionarle tratamiento médico si él lo desea.

El portavoz del ministerio chino de Relaciones Exteriores, Geng Shuang, volvió a repetir este miércoles su respuesta habitual a este tipo de pedidos: los otros países deben respetar la soberanía judicial china y "no interferir en los asuntos internos de China bajo el pretexto de un caso individual".

- Vídeo filtrado -

El lunes el hospital ya había indicado que Liu se encontraba "en estado crítico". El enfermo sufrió un choque séptico, una infección abdominal y fue sometido a diálisis, afirmó.

Antes del último boletín médico, grupos de defensa de los derechos humanos cuestionaron los motivos detrás de estos informes diarios, considerando que muestran que las autoridades pueden estar manipulando la información.

"Como las autoridades controlan todas las informaciones relativas al estado de salud de Liu Xiaobo, resulta difícil verificar la veracidad de los comunicados publicados por el hospital en internet", dijo a la AFP Patrick Poon, responsable chino de Amnistía Internacional.

"Uno se puede preguntar legítimamente si las autoridades no publican esas informaciones a fin de justificar su negativa a que abandone el país", dijo.

"No sabemos en qué medida se trata de informes médicos profesionales o informaciones manipuladas con fines políticos", dijo por su parte Maya Wang, de la organización de defensa de los derechos humanos Human Rights Watch.

En un vídeo filtrado a principios de semana se podía ver a Liu muy delgado, junto a médicos occidentales que hablan con su esposa y con colegas chinos.

En este vídeo, el médico alemán Markus Buchler dice a la esposa del disidente, Liu Xia, que sus colegas chinos están "plenamente dedicados" al cuidado de su marido.

Los defensores de los derechos humanos también criticaron la difusión de estas imágenes, calificándolas de propaganda.

El activista prodemocracia fue detenido en 2008 por ser uno de los autores de un osado manifiesto, la Carta 08, que pedía la protección de derechos humanos básicos y la reforma del sistema comunista de partido único para organizar elecciones libres.

En 2009 fue condenado a 11 años de prisión por "subversión". Durante la ceremonia de entrega del premio Nobel en Oslo en 2010, estuvo representado por una silla vacía.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP